Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Iñarra | Coordinador local de Ciudadanos, recién reelegido

“Somos la oposición más constructiva y sensata, dialogante y sin salidas de tono”

“A la Alcaldesa del reinicio se le ha quedado el dedo en el botón del ‘pause’ y en muchos casos del ‘stop’; los grandes temas siguen igual”

Manuel Iñarra, ayer, en la sede local de Ciudadanos.

Manuel Iñarra, ayer, en la sede local de Ciudadanos. Juan Plaza

Manuel Iñarra acaba de ser proclamado coordinador local de Ciudadanos en Gijón, después de que no se presentaran listas alternativas, una posibilidad que pivotó inicialmente sobre el grupo de afines al exdiputado Ignacio Prendes. Iñarra, que llegó a la formación naranja desde UPyD, ocupa el cargo desde 2019, en sustitución de Rubén Pérez Carcedo, que lo dejó al ser elegido concejal.

–¿Sigue siendo Ciudadanos en Gijón un bloque sin fisuras?

–Ciudadanos es un equipo. Así es como lo entiendo en todos los órdenes de la vida. Tras el congreso nacional, todas aquellas diferencias que se podían haber producido como en cualquier organización cuando hay que elegir entre dos candidaturas, quedaron aparcadas. La política tiene carácter de servicio y es por ello que en las reuniones de la junta directiva o cuando mantenemos alguna reunión interna en la sede, hablamos muy poco de nosotros mismos porque debemos volcar todo nuestro esfuerzo en solucionar los problemas de las personas a quienes representamos, nos hayan votado o no.

–¿Cómo es la relación con Ignacio Prendes?

–Es un compañero más del partido que ha desempeñado responsabilidades importantes dentro del mismo, tanto orgánicamente como institucionalmente. Todo este tema de la pandemia, como nos ha pasado en todos los ámbitos de la vida, nos ha obligado a cambiar las costumbres y tener con los afiliados una presencia más telemática que presencial.

–¿Con qué objetivos asume continuar en la coordinación local?

–Lo asumo con mucha ilusión y ganas. Me gustan los retos y así lo afronto. Tengo conmigo un gran equipo, que es el que forman tanto mis compañeros de la junta directiva como todos los afiliados de Gijón, que son el gran patrimonio del partido. Tenemos mucho trabajo por delante, porque así lo demanda la situación actual. Y si queremos mantener, y si es posible, aumentar, la confianza que los gijoneses pusieron en nosotros, debemos seguir estando en la calle, tomando el pulso de la ciudadanía, “pateando” el concejo, acudiendo, visitando y atendiendo a todas aquellas personas y colectivos que tengan una demanda o reivindicación. Debemos ser una herramienta útil para mejorar la vida de los gijoneses que recoja el sentir, las preocupaciones y sus necesidades, en definitiva, que nos vean como una parte de la solución de sus problemas. En clave interna, además, debemos estar siempre abiertos a que se sumen mucho más, trabajaremos para ser una agrupación ágil, en la que los afiliados jueguen un papel fundamental.

–¿Cómo valora el año y medio que va de mandato del PSOE e IU en Gijón?

–La Alcaldesa, cuando afrontó el inicio de mandato, hablaba de reiniciar Gijón... pues yo creo que se ha quedado con el dedo apretado en el botón del “Pause” y en muchos casos en el de “Stop”, porque de los grandes temas seguimos como estábamos. Seguimos hablando de metrotrén, contaminación, Zalia, vial de Jove, Tabacalera, invertir en la zona rural, la autopista del mar... y no vemos soluciones a corto plazo. En muchos de ellos ya no pueden utilizar el comodín de echar la culpa a otro, ya que el PSOE gobierna en las tres administraciones. Creo que su gestión en este tiempo ha tenido mucho de ideología y poco de servicio a los gijoneses.

–¿Es la oposición de Ciudadanos la más útil?

–Entiendo que al menos es la más sensata y constructiva, sin aspavientos, ni voces, ni salidas de tono, pero ejerciendo una oposición firme y crítica, siempre abierta al dialogo en todos aquellos temas que sean buenos para los gijoneses, está en nuestro ADN.

–La izquierda sigue siendo mayoría. ¿Es cuestión de que pasen unos pocos años más?

–Sigue siendo mayoría porque así lo que han querido los votantes. No obstante, los gijoneses siempre han sido críticos y exigentes y, por lo tanto, estoy seguro de que estarán tomando buena nota de la gestión, que al menos hasta el día de hoy, ha venido haciendo el equipo de gobierno.

–¿Y la relación con el PP?

–Cordial como con el resto de los partidos. Entendemos que en política debemos ser útiles. Que haya un problema en una calle, que haya que atender las necesidades de unos vecinos o buscar una mejor calidad de vida para los gijoneses no tiene ni color ni ideología, lo que hay que dar es soluciones para facilitarles la vida a nuestros convecinos.

–¿Seguirá creciendo Ciudadanos en Gijón?

–Ciudadanos Gijón está consolidado y seguiremos trabajando para seguir creciendo. En la junta directiva y en la agrupación son muchos los que suben la persiana todos los días, los que afrontan cada día la vida con los problemas y las circunstancias, como muchos gijoneses de a pie. Muchos de ellos se han acercado al partido, se han afiliado porque han visto en nosotros la empatía de quien tiene sus mismos problemas y, por ello, han decidido dar un paso adelante, porque quieren ser parte de la solución.

–¿Cuáles son, a su juicio, los principales retos de Gijón para el año a punto de comenzar?

–En esta pandemia, las necesidades más cercanas y urgentes, junto a salvar vidas, es salvar empleos. Por ello, en lo que compete a la administración local, se debe ser más ágil y diligente. Ya vemos situaciones muy difíciles en el día a día de la calle, en las empresas, en el comercio... Todos los esfuerzos deben hacerse de manera urgente y me gustaría que unida. Me preocupan mucho las personas mayores, las más damnificadas por el covid. No podemos olvidar que en nuestro concejo hay más de 22.000 personas mayores de 80 años y muchas de ellas viven solas. Debemos tener una administración cercana para intentar paliar sus inquietudes. Y, por otro lado, la poca natalidad, ya que tener un hijo hoy en día, a veces, es más propio de superhéroes, a lo que debemos sumar el éxodo de jóvenes, quienes deberían ser el futuro de nuestra ciudad. Se van por falta de oportunidades.

Compartir el artículo

stats