DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Alcaldesa pedirá fondos europeos para acometer una reforma integral de Roces

El plan municipal sale de una propuesta de un grupo vecinal y podría llegar a una gran parte de las 800 viviendas de los años 50 del poblado

Viviendas en el poblado de Roces.

Viviendas en el poblado de Roces. Juan Plaza

El fondo europeo de reconstrucción es la vía que está tanteando ahora mismo el gobierno local de Gijón, encabezado por la socialista Ana González, para acometer una ambiciosa rehabilitación integral de Roces. O por lo menos en una parte sustancial del barrio donde están las viviendas con mayores necesidades de mejora y acondicionamiento. Una reforma municipal que, de conseguirse recursos que llegarán de Europa para reactivar la económica tras la crisis sanitaria del covid-19, podría ir mucho más allá de la que tendría cabida dentro de los programas actuales de fachadas o barrios degradados.

La apuesta municipal por Roces tiene como antecedente una propuesta que un colectivo de vecinos presentó durante la ultima campaña electoral. Una propuesta sobre la que hay que hacer una reflexión profunda y de conjunto ya que incorporaba como idea, incluso, la opción de acometer derribos para rehacer alguna parte del poblado. Por eso desde la Alcaldía se tiene en mente hablar con los vecinos para poder definir la propuesta rehabilitadora final; al tiempo que se busca ese dinero europeo.

Roces ya habías estado en el punto de mira del Ayuntamiento aunque sin éxito. En 2016 el gobierno de Foro adelantó que se le concedería la condición de manzana residencial degradada para poder incorporarlo al listado de barriadas cuya rehabilitación se costea desde el Ayuntamiento. El anuncio llegaba tras años de reclamaciones del colectivo vecinal de “Nuestra Señora de Covadonga”, que exigían unas obras que se les habían prometido en 2012. Ahora se apuesta por un proyecto de mayor envergadura. Un planteamiento mucho más ambicioso que la rehablitación de unas casas que, todo el mundo parece estar de acuerdo, necesitan una importante mejora.

Las viviendas que conforman lo que se entiende como poblado de Roces son de los años cincuenta del siglo pasado. La idea de partida, como se recuerda en el libro “Los barrios del sur” de Luis Miguel Piñera y Javier Granda, era crear una ciudad satélite de mil viviendas. En 1953 comenzó la construcción de 160 en 20 bloques y, dos años después, otras 420 en bloques de tres y cuatro alturas. Ya en 1959 tomaron cuerpo 17 nuevos bloques de tres plantas con un exterior de mayor calidad, que se repetiría al año en otros cinco bloques. Al final, 800 viviendas.

La propuesta de rehabilitación de Roces supone avanzar, aunque con condiciones muy distintas, en esa línea de reforma integrales de barrios antiguos que estrenó el gobierno de Carmen Moriyón a partir de la experiencia de las viviendas de la calle Francisco Eiriz, en el barrio de Jove. En un proceso lento, complejo y llenó de polémicas –tanto técnicas como económicas que motivaron varios cambios en el procedimiento– se fueron sumando Portuarios, Inuesa en Tremañes, la denominada Obra Sindical de Contrueces y la comunidad de propietario de Monte Areo en Monteana. Todos proyectos impulsados por el anterior gobierno y que ahora el equipo de PSOE-IU están rematando ya que se hacían por fases. El coste económico comprometido en los barrios degradados cuando el nuevo equipo llegó al gobierno local se cuantífico en unos 23,7 millones de euros. A ellos había que sumar otros 40 millones en subvenciones pendientes para fachadas individuales.

El último movimiento ha sido la licitación de las obras de rehabilitación de las fases III y IV de la reforma de Inuesa, en Tremañes, con un presupuesto base de algo más de 2,5 millones cada fase y un plazo de ejecución de un año. La fase III supone la rehabilitación de fachadas, cubiertas y carpinterías de los bloques 8, 9 y 10 de la calle Marruecos y la fase IV se corresponde con los bloques 1,2 y 3 de la misma calle. Inuesa, que partió de su declaración en 2013 como manzana degradada, supone actuar en 224 viviendas de 28 portales distribuidos en 12 bloques.

Regeneración urbana

  • Proyectos en marcha. El plan de barrios degradados, que puso en marcha Foro, afecto a grupos residenciales de Jove, Tremañes, Portuarios, Contrueces y Monteana. Hay fases pendientes de acometer.
  • Proyecto de futuro. Roces, que acabó descolgado del plan inicial, vuelve a estar en el punto de mira del Ayuntamiento aunque con la idea de hacer un plan más ambicioso a partir de la llegada de fondos europeos.

Compartir el artículo

stats