El frío y la lluvia no da tregua estas Navidades en Asturias. Y Gijón no es una excepción. El Año Nuevo volvió contar con temperaturas bajas y momentos de intensa lluvia durante todo el día. Por la mañana, además, el granizo cubrió durante varios minutos el arenal de la playa de Poniente.