DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tristes despedidas del año

Gijón dijo adiós en 2020 a personalidades como González Alcalde, Manolo Llanos, Sepúlveda, Biempica y Cuca Alonso

Faustino González  Alcalde.

Faustino González Alcalde.

A mitad del mes de enero fallecía, muy joven, a los 47 años, José Luis Morilla el fotógrafo oficial de la “Semana negra”, y también Estrella García la dueña junto con su marido Germán Álvarez del merendero Bella Vista que Alfonso Peláez tan bien estudió en su libro “Bella Vista tiene historia”. LA NUEVA ESPAÑA del 4 de febrero publicó la esquela de Manolo Carrizo que a los 87 años ponía de luto a la música gijonesa. El carismático músico, padre del pop playu, siempre estuvo ligado a la música desde finales de la década de 1950, con Carrizo y sus Boys por ejemplo. Su canción más popular, “Pescadores”, sonó en el tanatorio ante el cuerpo de Carrizo y cantada por su hijo Víctor y por Víctor el de Cimavilla.

El 13 de febrero –el día antes de declararse el estado de alarma a causa del coronavirus– moría a los 7 años el ingeniero naval Alfonso Fernández Marino, antiguo trabajador de Constructora Gijonesa y que, ya jubilado, había estudiado cinco carreras universitarias; como “un enciclopedista gijonés” lo describió en un artículo José Antonio Madiedo que fue director general de la Marina Mercante. En marzo murió a los 73 años Teresa Vallverdú, histórica dirigente vecinal de La Providencia, y también Rafael Biempica Álvarez cuando tenía 82 años. Biempica, el histórico jugador del Sporting, había formado parte del legendario Matagigantes, el equipo que ganaba a los grandes, y en el Sporting estuvo ocho años, “luego fue traspasado al Oviedo para aliviar las arcas del club”. El presidente del Sporting, Javier Fernández, y Joaquín escribían sobre Biempica, también Alonso y Eraña, “nunca vimos pegar tan fuerte al balón”.

Nery González Vallina.

A mitad del mes de enero fallecía, muy joven, a los 47 años, José Luis Morilla el fotógrafo oficial de la “Semana negra”, y también Estrella García la dueña junto con su marido Germán Álvarez del merendero Bella Vista que Alfonso Peláez tan bien estudió en su libro “Bella Vista tiene historia”. LA NUEVA ESPAÑA del 4 de febrero publicó la esquela de Manolo Carrizo que a los 87 años ponía de luto a la música gijonesa. El carismático músico, padre del pop playu, siempre estuvo ligado a la música desde finales de la década de 1950, con Carrizo y sus Boys por ejemplo. Su canción más popular, “Pescadores”, sonó en el tanatorio ante el cuerpo de Carrizo y cantada por su hijo Víctor y por Víctor el de Cimavilla.

El 13 de febrero –el día antes de declararse el estado de alarma a causa del coronavirus– moría a los 73 años el ingeniero naval Alfonso Fernández Marino, antiguo trabajador de Constructora Gijonesa y que, ya jubilado, había estudiado cinco carreras universitarias; como “un enciclopedista gijonés” lo describió en un artículo José Antonio Madiedo que fue director general de la Marina Mercante. En marzo murió a los 73 años Teresa Vallverdú, histórica dirigente vecinal de La Providencia, y también Rafael Biempica Álvarez cuando tenía 82 años. Biempica, el histórico jugador del Sporting, había formado parte del legendario Matagigantes, el equipo que ganaba a los grandes, y en el Sporting estuvo ocho años, “luego fue traspasado al Oviedo para aliviar las arcas del club”. El presidente del Sporting, Javier Fernández, y Joaquín escribían sobre Biempica, también Alonso y Eraña, “nunca vimos pegar tan fuerte al balón”.

Rafael Biempica Álvarez.

A causa de la pandemia no hubo este año, desde marzo, despedidas masivas y la hubiese habido el 17 de abril cuando falleció el escritor Luis Sepúlveda víctima del coronavirus. “Muere Luis Sepúlveda, el icono de la literatura latinoamericana y enamorado de Gijón”, titulaba el diario repasando su carrera literaria y personal desde su Chile natal. Nada más fallecer decidió el Ayuntamiento de Gijón nombrarlo Hijo Adoptivo de Gijón 2020, “siendo chileno era gijonés de corazón” reflexionaba Ana González la alcaldesa de Gijón.

Ochenta años tenía al morir el arquitecto Gerardo Fernández Bustillo, dibujante también, amante de la fotografía. En un artículo Pedro de Silva lo despedía definiéndolo así: “Imaginación, talento, humor, calidez, uno de los grandes amigos que he tenido en la vida”.

Rogelio Llana.

En la primavera de 2020 el diario se llenó de recuerdos hacia Javier Faes, del Patronato Deportivo Municipal, “era joven, tenía 60 años, deportista, estaba sano y tras una semana hospitalizado murió por el coronavirus”; hacia Elena Figaredo, alma e historia del Festival de Cine de Madrid, y hacia Chema Castiello uno de los impulsores de la pedagogía alternativa en Asturias y comprometido activista desde su juventud. Chema Castiello tenía 68 años y acababa de editar su último libro, “Un guaje de barrio”. Faustino González Alcalde murió en Gijón a finales de mayo, a los 88 años, y había sido presidente de la Junta General y consejero de Administración y de Hacienda. El periodista Daniel Serrano recordaba su trayectoria, “un hombre honesto y cabal”, y mencionaba sus años como Depositario de Fondos del Ayuntamiento de Gijón. Falleció también, a los 80 años, Romualdo Trancho a quien Francisco Vizoso, jefe de investigación del Hospital de Jove recordaba cariñosamente; comentaba Vizoso, entre otras cosas, el liderazgo de Trancho que había sido alma del hospital de Jove y padre de su expansión. Manolo Llanos murió en el mes de junio a los 75 años y se recordó en el periódico su vida dedicada al deporte: en el Comité Olímpico Español, en el Grupo Covadonga, el Sporting, el Patronato Deportivo Municipal… “Dejó huella en el deporte”, era el acuerdo general.

Luis Sepúlveda.

En junio murieron también Tino Grana, expresidente del Gijón Baloncesto; Aurelio Roces, dirigente vecinal de Roces, y el arquitecto Enrique Hernández Sande, y LA NUEVA ESPAÑA los recordó. El 1 de julio murió el magistrado Bernardo Donapetry que fue impulsor de la Audiencia de Gijón, y en agosto Yolanda Huergo, “alegre, amable y reivindicativa”, la portavoz de Podemos en el Ayuntamiento, tenía 49 años y era una referencia en el activismo social y en la defensa de la llingua asturiana desde muchos años antes.

Nos dejaron también en este 2020 Alfonso García Vaquero (81), impulsor del sector óptico; el hosteleru Tino el de El Lavaderu (68), Pipo Margaride (90) histórico líder vecinal de Tremañes, el exconcejal Manuel García Santoveña (84), el hostelero Floro Gordillo (52) y Rogelio Llana (89) expresidente del Grupo Covadonga. El “empresario humanista” José Antonio Hevia Corte (nacido en El Natahoyo y fundador de Esmena) murió en octubre a los 88 años y muchas páginas dedicó el diario a su trayectoria empresarial, “un empresario jovellanista” lo llamó Agustín Guzmán Sancho en una necrológica.

Yolanda González Huergo.

El domingo 8 de noviembre titulaba LA NUEVA ESPAÑA “Adiós a una figura clave de la justicia en la ciudad”. Y es que acababa de fallecer Nery González Vallina la primera decana del colegio de procuradores. El primer día de diciembre moría otra mujer carismática, “la cronista valiente y fuerte que retrató Gijón”, Cuca Alonso. El recuerdo a la escritora y articulista llenó el periódico –su periódico– de elogios y cariño. Por ejemplo de Paz Fernández Felgueroso, Fernando Canellada, Isabel Moro… “Revolucionaria y ortodoxa a la vez” tituló Ana Rubiera sobre Cuca.

Manolo Llanos.

La cultura lamentaba el 7 de diciembre la muerte del tenor internacional José Ramón Alonso que fue docente en el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón; Joaquín Pixán recordaba su labor artística y docente desde estas páginas. El mismo día nos dejaba el pintor Julio Magdalena, 94 años, maestro de su generación y amigo de Nicanor Piñole y Marola. El diario reprodujo el retrato que le hizo Marola a Julio Magdalena, y leímos afectuosos artículos como el de José María Ruilópez y sentidas reflexiones de artistas como Kiker. Un siglo y ocho años tenía Nieves Areces Vázquez, maestra jubilada y madre Vicente Álvarez Areces (Gijón, 1943, 2019) que fuera alcalde de Gijón y presidente del Principado. Doña Nieves murió el 16 de diciembre.

Cuca Alonso García-Nava.

El 2020 terminó con las muertes de Carlos Meana, 77 años, y de Juan González Moriyón, 68 años. Figura clave del Grupo Covadonga y del Gijón Baloncesto fue Meana y su primo Carlos Meana Suárez escribía en el diario un sentido artículo de despedida. Por su parte el arquitecto Juan González Moriyón era considerado como una figura clave en el desarrollo de la ciudad, autor, entre otras muchas cosas, de las reformas de Puerto Deportivo, del Teatro Jovellanos o del Museo Nicanor Piñole.

Compartir el artículo

stats