Antes de poner rumbo a todas la casas, los Reyes Magos volvieron ayer a demostrar su cariño a los más pequeños, con una nueva jornada maratoniana de encuentros con los niños en la plaza de toros de El Bibio. “Lo único que hacemos es devolveros el cariño”, remarcó Gaspar a los asistentes, seguro de que “lo mejor de Gijón son sus niños”.

Ayer fueron 2.404 las personas que acudieron a su cita con Sus Majestades en el coso gijonés, lo que suponen 134 personas de media por cada uno de los 18 turnos, con capacidad para 164. En suma, 160 más que las que acudieron el pasado lunes. Con todo, durante ambos días fueron 4.700 las personas que pasaron por la plaza, con lo que alrededor de 1.200 espectadores con entrada (algo más de 5.900 y que se agotaron en apenas 45 minutos, dejando a muchos sin opción de disfrutar de un día mágico) no acudieron a la recepción. Además, 4.353 personas siguieron los vídeos por streaming (dos al día) de los Reyes Magos y casi 3.500 personas visionaron la llegada de los Reyes Magos en globo. En total, los vídeos subidos a la web municipal tuvieron 11.269 visualizaciones.

Un cariño que los Reyes Magos sintieron muy de cerca. “Ningún niño se va a quedar esta noche sin regalos porque fueron muy buenos, estudiaron mucho, llevaron la mascarilla y supieron sacrificarse y estar en casa, aprendiendo de sus padres cosas que no hacían antes”, valoró Baltasar, mientras Melchor se congratuló de haber visto la ciudad desde el aire con su llegada en globo. “Fue una experiencia única”, confirmaron Sus Majestades de Oriente.