Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las uniones de parroquias empezarán en junio con un máximo de doce divisiones

Los sacerdotes debatirán 37 propuestas para agrupar templos antes del cribado final, que se hará en abril y deberá ratificar el Arzobispo

La reunión de sacerdotes, ayer, en San  Vicente de Paúl.

La reunión de sacerdotes, ayer, en San Vicente de Paúl.

El clero gijonés aprobó ayer la hoja de ruta para la gran reorganización de las parroquias de la zona urbana del concejo que preparara el Arzobispado. Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, los templos centralizarán sus servicios en grupos de dos a cinco iglesias, lo que se conoce como

Esta iniciativa busca racionalizar esfuerzos en un momento en que el número de sacerdotes tiende a la baja, así como el de fieles practicantes. El objetivo no es cerrar templos sino aunar esfuerzos atendiendo a criterios geográficos, sociológicos e históricos entre otros. Se trata de que varios curas trabajen de forma conjunta como si fueran una sola comunidad. Por ejemplo, una parroquia podría asumir las competencias de las catequesis mientras que otra organizar las jornadas de oración. Cada unidad se regirá por su propio consejo, se comprondrá de entre dos y cinco parroquias y cada templo podrá seguir celebrando sus misas dominicales.

La propuesta llevaba tiempo meditándose, pero se le dio el impulso definitivo a finales de 2020. A lo largo de las últimas semanas, cada sacerdote ha trabajado individualmente para reflexionar sobre qué parroquias deberán conformar la que sea su futura unidad pastoral. Ayer, los curas pusieron en común esos esfuerzos previos en San Vicente de Paul alumbrando un total de 37 posibles agrupaciones de templos, que a su vez, ha servido para organizar el trabajo de las próximas semanas en siete grupos o zonas. Hubo sacerdotes que presentaron más de una iniciativa, de ahí que el número de agrupaciones sea mayor que el de templos. Y hay parroquias que se repiten en más de un grupo.

Los religiosos tendrán que ponerse de acuerdo en los próximos meses para afinar criterios y hacer una criba que redunde en un máximo de doce unidades pastorales y un mínimo de ocho, según las primeras estimaciones. “Hay unidades que ya están muy definidas, pero hay otras que no han casado con ningunas”, valoró Lozano. En febrero está prevista una nueva reunión y en marzo deberá componerse la lista definitiva que el Arciprestazgo entregará al Arzobispo en abril.

La máxima autoridad eclesiástica en Asturias podrá hacer las correcciones que estime oportunas. Se espera que en junio se decrete el funcionamiento de, al menos, gran parte de las unidades pastorales de Gijón. Será entonces cuando la nueva organización de las parroquias urbanas de la ciudad entre en funcionamiento. “Una vez decretadas entrarán en vigor”, zanjó Lozano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats