Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del Muro obligará a revisar todo el tráfico en el Centro, Cimadevilla y La Arena

La zona de impacto delimitada por el Ayuntamiento va desde el puerto deportivo al Rinconín | La comisión de expertos prepara su segunda cita

Ciclistas y peatones por el paseo del Muro.

Ciclistas y peatones por el paseo del Muro. Juan Plaza

La reforma integral del paseo del Muro obligará a revisar la movilidad de la zona Centro, Cimadevilla y La Arena, además de una gran área próxima al río Piles, según se deduce de los documentos que han recibido del gobierno local los miembros de la comisión encargada de afrontar

Antes de esa cita de trabajo se había previsto, aunque falta confirmación, la celebración de unas jornadas abiertas donde repasar proyectos pensados para el Muro en los últimos años. Al tiempo, se van tramitando peticiones de informes de todo tipo al Ayuntamiento. A la comisión del Muro se le pide una propuesta que defina el tratamiento que se va a dar al paseo y a la avenida de Rufo García Rendueles. Pero el proyecto va mucho más allá de esa franja concreta, como consta en los primeros documentos que manejan sus integrantes. Es una propuesta de ciudad con un impacto que se extiende a buena parte del casco urbano. A la hora de delimitar ámbitos hay dos entornos a tener en cuenta. Un primer entorno llamado “entorno próximo” y que se corresponde mayoritariamente con el barrio de La Arena y la zona del centro que delimitan la calle de Marqués de Casa Valdés y el área de San Agustín. Y un segundo entorno o “entorno de influencia” que discurre desde Cimadevilla al Rinconín conformando un cierre perimetral, de oeste a este, a través de las calles Claudio Alvargonzález, Pedro Duro, plaza del Humedal, avenida de la Costa, Pablo Iglesias, carretera de Villaviciosa y la zona posterior del área de equipamientos de la zona del Piles que conforman el Palacio de Deportes, la Feria de Muestras y el parque de Hermanos Castro hasta desembocar en la urbanización del Rinconín a través de un recorrido parcial por el vial a la Providencia.

Ello supone que lo que se decida hacer en el Muro tiene que tener muy en cuenta la movilidad y otros elementos de desarrollo urbano de toda esa área de influencia y que tendrá su repercusion de futuro en todos esos espacios del casco urbano gijonés. En lo que tiene que ver con la movilidad se deben tener en cuenta la tipología y orígenes de los desplazamientos, un estudio sobre aparcamientos y la evaluciación del servicio de transporte público que presta Emtusa con sus autobuses.

La zona afectada

por la reforma del

paseo del Muro

Cerro de

Santa Catalina

Sanatorio

Marítimo

ENTORNO

DE INFLUENCIA

ÁMBITO

Plaza

de Europa

Paseo de

Begoña

Palacio de

los Deportes

ENTORNO

PRÓXIMO

Plaza

de toros

Estadio de

El Molinón

La zona afectada por la reforma del paseo del Muro

Cerro de

Santa Catalina

Sanatorio

Marítimo

ENTORNO

DE INFLUENCIA

ÁMBITO

Plaza

de Europa

Paseo de

Begoña

ENTORNO

PRÓXIMO

Palacio de

los Deportes

Plaza

de toros

Estadio de

El Molinón

La zona afectada

por la reforma del

paseo del Muro

Cerro de

Santa Catalina

Sanatorio

Marítimo

ENTORNO

DE INFLUENCIA

ÁMBITO

Plaza

de Europa

Paseo de

Begoña

Palacio de

los Deportes

ENTORNO

PRÓXIMO

Plaza

de toros

Estadio de

El Molinón

Más allá de lo que se decida en esa comisión con presencia de políticos, comerciantes, hosteleros, sindicalistas, entre otros colectivos de la sociedad civil, el debate está abierto a nivel ciudadano. La última voz escuchada es la Félix Baragaño, presidente de la Cámara de Comercio, para quien es fundamental que se mantenga en el Muro la circulación de vehículos en ambos sentidos “aún ganando espacio para los peatones y el carril bici”.

Unas declaraciones que han sido acogidas de buen grado entre los partidos políticos de la derecha y la Unión de Comerciantes, que tiene un puesto junto a Otea en la comisión del Muro en representación de las entidades económicas. Para Sara Menéndez, la presidenta de la Unión de Comerciantes, la postura de Baragaño resume el sentir de los miembros de la comisión del Muro. “Es lo que pensamos el 90 por ciento de los que estamos ahí. Es la tendencia general”, asegura.

En cuanto a partidos políticos, el portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, secunda la postura de la Cámara de Comercio. “No podemos demonizar a los coches. Hay que buscar un equilibrio entre todas las formas de movilidad”, indica. “En Rufo García Rendueles cabe una amplia zona peatonal con la posibilidad de los dos carriles, uno para cada sentido de circulación”, añade. Foro considera que lo que propone la Cámara podría ser un “proyecto de mínimos”. Sin embargo, en palabras de su portavoz, Jesús Martínez Salvador, “un proyecto de máximos sería el que quisimos hacer de soterrar el tráfico y crear en la superficie un bulevar entero para peatones y bicis”, postula.

Para su homólogo en el PP, Alberto López-Asenjo, la postura cameral es “acertada y sensata”. “Ya denunciamos que fue un atropello ampararse en la situación de emergencia para cambiar el diseño de la zona”, apunta. “Debe imperar en sentido común y mantener un carril en cada sentido”, zanja. Para Eladio de la Concha, de Vox, lo que postula Baragaño está “entrado en razón”. “Es importante que para la vertebración de la ciudad que el Muro disponga de circulación en ambos sentidos”, finaliza.

El planteamiento de Baragaño fue festejado ayer desde las redes sociales por la plataforma Stop Muro: “Más vale tarde que nunca, la Cámara de Comercio de Gijón se posiciona y se impone el sentido común”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats