Un vecino de La Calzada, de 50 años y amplio historial delictivo, fue sorprendido en la madrugada del lunes por una patrulla de la Policía Nacional escondiéndose entre dos coches aparcados en la calle Coliseo porque se estaba saltando el toque de queda. Al pedirle que se identificase, el sospechoso, con “gran nerviosismo”, entregó su documentación que tenía “evidentes restos de polvo blanco” por lo que los agentes decidieron registrar sus pertenencias. En uno de los bolsillos de su pantalón encontraron dos cilindros que contenían cocaína, uno de ellos a la mitad de su capacidad por haberla distribuido entre consumidores del barrio.

Al delito contra la salud pública por el que fue detenido se suma otra propuesta de sanción por haberse saltado las medidas de prevención y contención del virus, interpuestas por el Gobierno del Principado. Este individuo, confirman fuentes policiales, contaba con antecedentes por robos y atentado a agente de la autoridad.