Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón afronta el segundo cierre con temor: “La hostelería ha llegado al límite”

“Las ayudas son necesarias cuanto antes para evitar más destrucción de empleo”, alerta la Cámara | Otea ve al sector “en el borde de la supervivencia”

Calle de Gijón

Calle de Gijón

El cierre perimetral de Gijón se acerca y son muchos los que en estos días tratan de asumir de nuevo las medidas restrictivas, que en líneas generales han sido acogidas con comprensión ante el nuevo aumento de contagios de coronavirus, pero sin perder de vista las ayudas prometidas por el Gobierno del Principado para que los sectores más afectados puedan asumir el inminente escenario. “Entendemos que las nuevas restricciones para Gijón, que entrarán en vigor el próximo domingo, obedecen a criterios sanitarios, en cuyo cumplimiento todos debemos colaborar con la máxima responsabilidad personal”, asumen desde la Cámara de Comercio de Gijón. Eso sí, desde la directiva cameral tienen claro que para aquellos sectores más perjudicados, “como es el de la hostelería”, “es necesario que las ayudas presupuestadas por el Gobierno del Principado se pongan al alcance de las empresas y autónomos cuanto antes para evitar más destrucción de actividad productiva y empleo”.

La urgencia de recibir esas ayudas es también la prioridad para la patronal de la hostelería y el turismo de Asturias, Otea, que insisten en que “las ayudas tienen que compensar claramente las importantes pérdidas que los cierres continuos y, ahora, por goteo diario, y las restricciones en horarios y en espacios han generado”. Unas decisiones, como la que entrará en vigor este domingo en Gijón, que “sitúa al sector al límite de la supervivencia” y que implica la prohibición de poder atender a los clientes en el interior de los establecimientos, lo que supone que aquellos que no tengan terrazas no podrán abrir sus puertas salvo para comida o café para llevar y previo encargo.

Los establecimientos de hostelería de Gijón que se encuentren en esa tesitura, la de no contar con terraza, podrán aspirar a la línea de ayudas que el pasado miércoles anunció el gobierno local de Gijón para compensar a los afectados. Los concejales socialistas Santos Tejón y José Luis Fernández prometieron durante la sesión plenaria de enero una serie de ayudas directas que se activarán “a partir de marzo”, una vez se hayan efectuado ya los pagos del primer plan general de ayudas aprobado en noviembre. Esa nueva línea de ayudas, tras modificación presupuestaria, contará con no menos de un millón de euros.

La prioridad ahora para el Ayuntamiento de Gijón, tal y como verbalizó la alcaldesa, la socialista Ana González, al conocer las nuevas medidas sanitarias impuestas por el Principado, es la de proteger a la población de mayor edad. “Vamos a hacer lo que tenemos que hacer para cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros mayores. Esperemos que con estos catorce días volvamos a revertir esta situación y volvamos en un escenario mejor para todo el mundo”, compartió la regidora durante uno de sus vídeos a la ciudadanía en redes sociales con los que acompañó desde el inicio de la pandemia.

Otro de los sectores afectados, en parte, son los comerciantes. “El comercio urbano, el de menos de 300 metros, el de la calle, seguirá abierto y sin limitaciones. Somos un sector que no tiene riesgos ni da problemas, donde es posible una mayor responsabilidad respetando las distancias y la seguridad”, verbalizó Carmen Moreno, gerente de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias.

Eso sí, y dadas las actuales fechas de rebajas, Carmen Moreno advierten de que “es fundamental que las compras se hagan ordenadas para que el pequeño comercio siga siendo el mismo espacio seguro”. Unos y otros se preparan para volver a varios días de restricciones.

Compartir el artículo

stats