Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Saras Blanco | Concejala de Salud Animal

Carmen Saras, edil de Salud Animal: “Con los anzuelos en San Lorenzo ocurre como con el veneno, hay que denunciar más”

“El objetivo es que personas y mascotas puedan disfrutar de la playa; hablaremos con la Federación de Pesca de Asturias”

La edil Carmen Saras, ayer, en Manuel Llaneza.

La edil Carmen Saras, ayer, en Manuel Llaneza. Marcos León

Carmen Saras Blanco (Gijón, 1973), licenciada en biología por la Universidad de Oviedo y postgraduada por la Universidad Camilo José Cela de Madrid, es la concejala de Salud Animal y Distritos Centro y Oeste y entre sus retos están la gestión del Albergue de Serín e impulsar la nueva ordenanza de salud animal, además de sofocar la última polémica, desvelada por este periódico, por la presencia de anzuelos en San Lorenzo que ponen en peligro a muchas mascotas.

–Siguen las quejas en la playa de San Lorenzo por los anzuelos que quedan perdidos y acaban dañando a los perros.

–Nos hemos reunido con los implicados y hemos constatado que sí ha habido tres problemas puntuales y que puede haber algún riesgo al respecto. Desde esta concejalía apostamos por unas buenas prácticas que tienen que ver con la convivencia general. El objetivo es que todo el mundo, personas y mascotas, puedan disfrutar de la playa de San Lorenzo.

–Los afectados proponen trasladar a los pescadores una circular con recomendaciones para evitar estos casos.

–Sí, nos los propuso el portavoz de la plataforma. Lo vamos a hacer y lo haremos extensivo a las playas urbanas a través de la Federación de Pesca Deportiva.

–¿El problema puede ser que estos casos suceden más a menudo, pero que simplemente no se denuncian, como ocurre con los envenenamientos en los parques?

–Exactamente. Tengo redes sociales y muchas veces veo casos de hechos que se producen en la ciudad pero que nunca, y puedo asegurar que nunca, se traduce en una denuncia. Si nosotros somos testigos de un hecho que puede ser consecutivo de delito como el maltrato animal o el intento de envenenamiento de animales, lo que tenemos que hacer no es recoger ni tirar el veneno, sino llamar a la Policía. Ellos son quienes investigan y quienes sancionan estas cosas. Sería un paso muy importante avanzar en ese sentido. Hacer la foto y subirla a las redes está bien, pero hay que denunciar.

En la última comisión de Urbanismo se trató el proyecto de un futuro hotel para mascotas impulsado por una entidad privada en el Monte Deva. ¿Qué le parece?

–Está bien. Esos servicios mejoran a la oferta con respecto al mundo de las mascotas. Puedo señalar incluso que Gijón, donde hay 36.000 perros censados, no es solo “dog friendly”, sino que aspiramos a ser “pet friendly”, y en ese sentido tener ofertas como esa es algo muy beneficioso.

–Las adopciones en el albergue de Serín se mantuvieron casi constantes. ¿Qué balance hace de todo este año?

–Es satisfactorio. Con dos meses de confinamiento absoluto, el ritmo de adopciones se mantuvo.

–Durante el periodo de confinamiento cancelaron las adopciones.

–Sí, solo se mantuvieron las que estaban apalabradas. Hasta la Fase 1, que se pudo empezar a pedir cita previa, no volvieron las adopciones. Por eso algunos meses hubo pocas. Lo mismo sucedió con el voluntariado.

–¿A qué se refiere?

–El voluntariado también se suspendió y se tardó algo más en recuperar, por la disposición de las oficinas del albergue. Habilitamos unas horas determinadas para venir a pasear los perros y estar con los gatos. Todo se hizo guardando la normativa.

–El número de muertes de felinos descendió respecto a 2019. Hubo críticas de animalistas por las cifras de otros años, más elevadas.

–Tanto en los datos de 2019 como los del 2020 mantienen unas cifras porcentuales. Más que una valoración política, puedo hacer una valoración objetiva. El Colegio de Veterinarios tiene un servicio de inspección del albergue. Para subir la confianza, pasamos de una a dos inspecciones al año. El informe del Colegio fue satisfactorio porque reveló que todo estaba correcto.

–Prosiga.

–Las cifras de muertes, a lo largo de 2019, fueron 60 los fallecimientos, mientras que en 2020 hubo 44. Hay que tener en cuenta que, muchas veces, se recogen animales que han tenido un accidente y otros que figuran como recogidos y que van a las clínicas y fallecen. Esos gatos cuentan, pero mientras todo esté documentado y justificado, ese tipo de quejas no tienen cabida. Todos querríamos más adopciones y menos fallecimientos.

–¿Qué planes tiene el gobierno para el albergue de Serín?

–El primer objetivo era clarificar las cifras. Los datos, para quien los quiera, están en el portal de transparencia. La oposición recibió un excel con todos los datos de 2019. Ese primer objetivo está cumplido. Tenemos que incrementar el número de adopciones y, más que ampliar las instalaciones, hay que acometer pequeñas remodelaciones y mejoras. En el ánimo de la concejalía y de este gobierno está mejorar todo lo que concierne a este área.

–¿Cómo se están acogiendo los pormenores de la ordenanza de Salud Animal?

–Bien. Lo que queremos es tener el mayor número de aportaciones. En septiembre, nos reunimos con las asociaciones animalistas para comentarles las líneas generales y que nos comentaran qué es lo que querían de la ordenanza para en el primer borrador tenerles en cuenta.

–¿Qué medidas sacará adelante desde su concejalía este año?

–Tenemos un reto. Terminar toda la regulación, que no existía, para aprobar el consejo de Salud Animal. Ya está en consulta previa y estamos a la espera de constituir este consejo.

–¿Es un organismo muy demandado por las asociaciones de la ciudad?

–Sí, y de una gran parte de la sociedad. Nunca se había visto plasmado, nunca había estado regulado. Esperemos que todo sea en el primer trimestre de este año. A partir de ahí comenzaremos con los trabajos de la ordenanza y afrontaremos el diseño del reglamento del voluntariado general.

–¿Hay algún problema actualmente?

–No, pero queremos hacerlo más amplio, que no solo sea el albergue de Serín. Es decir, que sirva también para las casas de acogidas, las cuidadoras de las colonias felinas. Ese voluntariado ya está controlado, pero queremos que sea más detallado con la nueva ordenanza.

–¿Existe un registro de colonias de gatos?

–Sí, está detallado el número de animales, los machos, las hembras, los castrados... son animales asilvestrados y se mueven. No son gatos domésticos, podemos decir. Existe un registro y está subvencionado con ayudas a las cuidadoras. Lo que queremos es elaborar un reglamento del voluntariado.

–Anima a la gente a adoptar antes que a comprar.

–Sí, tenemos unos animales maravillosos, que pueden responder a las necesidades de alguien que quiere una mascota. Animo a todos los gijoneses a que adopten y se pasen por aquí y vean los animales que tenemos.

Compartir el artículo

stats