Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acusado un hombre de 27 años de abusar sexualmente de la hija de su expareja

El joven, de Avilés, defiende que nunca estuvo a solas con la menor y que todo es una venganza de su exmujer porque va a tener un hijo con otra

Juzgados de Gijón

Juzgados de Gijón

Un avilesino de 27 años declaró ayer en el juzgado de guardia de Gijón tras ser detenido por un presunto delito de abuso sexual cometido contra una de las hijas de su exmujer, vecina ahora de la zona Oeste. Estos hechos denunciados esta semana, que el investigado niega categóricamente, se sitúan entre 2016 y 2017, cuando la menor tenía diez años.

La denuncia, según ha podido saber este periódico, describe unos supuestos abusos cometidos cuando el matrimonio vivía en Avilés con las hijas de ella. La mayor, ahora de 14 años, es la que denuncia dos episodios susceptibles de ser considerados como delito. Uno de ellos, relató, llegó cuando se encontraba escuchando música en su habitación desde el móvil, y que según ella, bajo el pretexto de que le pusiese una canción en concreto, este individuo aprovechó para realizar tocamientos, lo que motivó que ella saliese rápidamente del cuarto.

El otro incidente similar, según la denuncia, ocurrió cuando se encontraban de escapada familiar en el monte, aprovechando el investigado para llevar hasta una casa abandonada a la hija de su mujer. Nada más entrar en ese lugar, la denunciante también huyó. Luego, el matrimonio se separó a mediados de 2017, pero no fue hasta hace poco que la menor denunciante le reveló esos dos hechos a su madre, argumentando que tenía miedo a hablar por si le hacía lo mismo a su hermana pequeña. Ante esta denuncia, desde la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional (Ufam) se puso en contacto con el joven avilesino, que se personó voluntariamente en la comisaría de El Natahoyo, dado que su exmujer vive ahora en Gijón.

Un predictor en redes

En sede policial se acogió a su derecho a no declarar, pero ayer, ante la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Gijón, en funciones de guardia, negó toda acusación de abusos sexuales, asegurando que en ningún momento de la convivencia (llevaba con su exmujer desde los 17 años) se había quedado a solas con la hija de su exmujer, puesto que además vivían en la misma casa con su suegra.

El joven avilesino, que cuenta con antecedentes policiales por delitos menores (no computables a efectos de reincidencia en este caso), fue un paso más allá y valoró esta denuncia como una especie de venganza contra él porque ahora tenía una nueva pareja. De hecho, según su testimonio ante la jueza, reveló que hace unos meses, por julio, a punto estuvieron de volver a retomar la relación sentimental, pero poco antes había conocido a una tercera persona que se había quedado embarazada. “Subimos una foto del predictor a redes sociales y creo que todo es una venganza por eso”, expresó el acusado, que quedó ayer en libertad pero pendiente del desarrollo de la instrucción.

Las claves del caso

  • Investigado. Un joven de Avilés de 27 años, con antecedentes policiales por delitos menores. Fue él quien se personó de forma voluntaria en Comisaría. 
  • Denunciante. Una menor de 14 años, hija de la exmujer del investigado que asegura que este hombre le realizó tocamientos un día en su habitación. 
  • Negación. El acusado niega los cargos, y asegura que nunca estuvo a solas con la menor, pues en la misma casa del matrimonio vivía con ellos la suegra. 
  • Venganza. El joven apunta a que todo es una venganza de su exmujer porque él ahora va a tener un hijo con otra, cuando en julio estuvieron cerca de volver.

Compartir el artículo

stats