Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marín, casi solo en el PP tras la recogida de firmas para que explique su gestión

Dos tercios de la junta local y más de la mitad de la dirección del partido acorralan al presidente en cuestión de horas y le fuerzan a rendir cuentas

Mariano Marín, durante su intervención en una comida de Navidad organizada por el PP de Asturias en 2017.

Mariano Marín, durante su intervención en una comida de Navidad organizada por el PP de Asturias en 2017. Juan Plaza

Mariano Marín, líder del PP en la ciudad, llegará esta tarde contra las cuerdas a la reunión que ha convocado de la junta local del partido después de que 41 de sus 65 miembros firmasen ayer (hay otras tres rúbricas que llegaron fuera de plazo) para obligarle a incluir un nuevo punto en el orden del día encaminado a reprobar su gestión. Los impulsores de la operación, adelantada por LA NUEVA ESPAÑA, lograron convencer a estas tres quintas partes de los integrantes del máximo órgano de dirección en cuestión de horas, evidenciando que la presidenta regional, Teresa Mallada, ha tomado definitivamente el control. Los partidarios del abogado, en cambio, resisten ante lo que consideran “un linchamiento injusto” y todavía confían en evitar la dimisión, que exigen desde la dirección autonómica.

El ultimátum no consumado de Teresa Mallada para que Marín dejara su cargo por su “inactividad” al frente del partido en Gijón, desvelado hace días por este diario, está detrás del encuentro de la junta local, que se celebrará a partir de las 19.00 horas de forma telemática. La convocatoria de esta reunión, enviada el lunes a todos los miembros del órgano, incluía, de inicio, seis puntos: excusas de asistencia, lectura y aprobación del acta de la sesión anterior, informe del presidente, nombramientos, informe de cargos y ruegos y preguntas. Marín se enrocaba así en su puesto, negándose a dejar el cargo y haciendo oídos sordos a la petición formulada por Mallada durante una reunión que mantuvieron el pasado 15 de enero en la sede regional del PP de Asturias, en presencia del secretario general a nivel autonómico, Álvaro Queipo.

A mayor abundamiento, y por si quedaban dudas de que el objetivo era resistir a toda costa, Mariano Marín salió al paso del ultimátum en declaraciones ofrecidas en exclusiva a este periódico el pasado martes. “Fui elegido presidente del PP de Gijón en un congreso democrático y legítimo, con los votos libres, iguales y directos de los afiliados del PP, y me gustaría que mi sustitución se produjera por el mismo mecanismo democrático, no por dimisiones forzadas ni por sustituciones a dedo”, argumentó. Unas palabras que prendieron la mecha de varios críticos, que comenzaron a moverse para forzar que el presidente local tuviese que incluir un nuevo punto en el orden del día para dar explicaciones sobre sus palabras.

Apenas unas horas estuvieron ayer los impulsores de la operación recogiendo firmas puerta por puerta. Toda una declaración de intenciones que, además de evidenciar la holgada mayoría de la que dispone Mallada en la junta local también ha servido para constatar que Marín, afín a la senadora y expresidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, ni siquiera controla ya el comité de dirección del PP de Gijón.

Cinco de los nueve miembros de esa dirección (el décimo es el portavoz municipal, Alberto López Asenjo, con voz, pero sin voto) firmaron el documento que exige explicaciones a Marín por sus palabras en este periódico, “en las que pone de manifiesto un supuesto enfrentamiento con la dirección autonómica”. Una vez ofrezca su versión, prosigue el texto, someterán sus palabras “a votación de conformidad, o no” (tanto las manifestaciones públicas como sus argumentos). De ese comité de dirección se mantienen fieles a Marín las vicesecretarias Isabel Casielles y Sofía Cosmen. Los miembros de Nuevas Generaciones mostraron ayer su neutralidad.

Entre las 41 firmas están las del secretario general del PP de Gijón y actual portavoz adjunto en la Junta General, Pablo González; los vicesecretarios Trinidad Rodríguez, Rodrigo Pintueles y Manuel del Castillo, así como el tesorero, José Manuel Busto. A esos nombres se suman, entre otros, los de la concejala Ángeles Fernández-Ahuja, el diputado regional Javier Brea, el exsenador Fernando Goñi, los asesores en la Junta Guzmán Pendás, David Cuesta y Jorge Hurlé, y los históricos militantes Pedro Muñiz y Manuel Fernández. Todos ellos se verán las caras esta tarde con Mariano Marín para exigir explicaciones a un presidente cercado por su propio equipo y con cada vez menos apoyos.

Compartir el artículo

stats