DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A vueltas con la bici por el cierre perimetral

Los ciclistas llenan las carreteras de la zona rural “atrapados” por las restricciones a la movilidad: “Recorremos el concejo de cabo a rabo”

Por la izquierda, los ciclistas Nacho Benavente, Juan Ramón y Javier Piñera, subiendo el alto de la Madera, ayer. | |  ÁNGEL GONZÁLEZ

Por la izquierda, los ciclistas Nacho Benavente, Juan Ramón y Javier Piñera, subiendo el alto de la Madera, ayer. | | ÁNGEL GONZÁLEZ

El Angliru es una de las “catedrales” del ciclismo en Asturias, pero en tiempos de coronavirus es territorio vetado para los amantes gijoneses de las dos ruedas. El cierre perimetral ha obligado a decenas de aficionados de la bici a planificar sus rutas con el mapa en la mano para no rebasar los límites del concejo. Desde que volvió el cerrojazo sanitario, las carreteras de las parroquias rurales concentran a centenares de ciclistas completando su particular vuelta a Gijón en circuito cerrado, sobre todo, los fines de semana. “Bordeamos el concejo de cabo a rabo”, aseguran.

Por la izquierda, Sergio Fernández, Antonio Acedo, Lucas Castillo, Javier Fernández, Manuel Carbajo y Rubén Patricio, ayer, en la carretera de Villaviciosa. | ÁNGEL GONZÁLEZ

El reloj de la entrada del Grupo Covadonga marca las diez en punto. Rubén Patricio, Manuel Carbajo, Javier Fernández, Lucas Castillo, Antonio Acedo y Sergio Fernández llegan puntuales a su cita con uno ojo puesto en el cielo, por la amenaza de lluvia, y el otro en el cuentakilómetros, que al final de la jornada sumará 70.000 metros más a sus gemelos. Su objetivo es recorrer buena parte del concejo. “Surcarán” La Providencia, Deva, Huerces y Baldornón. “Eso de que Gijón es plano es un mito. Está lleno de subidas y bajadas”, aseguran.

El grupo lo conforman un profesor, un minero jubilado, un visitador médico y un escritor. Cuando llega el fin de semana y se enfundan su maillot, los cuatro conforman un pelotón burbuja en el que prima el buen rollo. “Antes salíamos en un grupo de más de 30 personas, pero con el virus, mejor en formato reducido”, explican. El cierre ha alterado sus planes. Antes, no era extraño verlos por los más variados parajes asturianos. Ahora, prefieren quedarse al otro lado del perímetro. “Nuestro objetivo es disfrutar de la bici, nada más”, apuntan.

A vueltas con la bici por el cierre perimetral

Javier Piñera, Juan Ramón y Nacho Benavente hacen un alto en el camino en un bar de La Pedrera, a poco más de cuatro kilómetros del límite con Siero. Tan cerca y tan lejos, piensan los tres jóvenes que son habituales de la carretera fin de semana sí y fin de semana también. Conocedores de la gran afición por el ciclismo en Gijón se ven más acompañados últimamente. “Se nota que hay más gente. Hay tiendas en las que no hay stock de bicicletas”, comentan antes de seguir su camino.

José Fernández, Iñaki Ceínos, Adrián Alonso, Cristina García y Noelia Alonso conforman el “Charquinos Team”, una cuadrilla que vive con pasión la bici y la moto. Ayer, a eso de las 11.00 horas, estaban apostados en el camino de El Xión, a un puñado de metros de la cima del pico El Sol, uno de las principales atracciones ciclistas del concejo. El grupo repone fuerzas dando buena cuenta de unas lonchas de jamón, frutos secos y hasta huevos cocidos. Salieron a las nueve de la mañana desde la senda verde de La Camocha y su meta estaba en Deva. “Antes salíamos fuera del concejo, pero ahora preferimos quedarnos, porque es espectacular”, comentan. “Se nota más movimiento, no solo en bici, sino también a pie. Se terminará cuando reabran los bares”, añaden.

A vueltas con la bici por el cierre perimetral

Sin apenas esfuerzo, Agustín Acebes y Nacho Casado remontan la carreta del Piles al Infanzón. El primero tiene 63 años y lleva 30 pedaleando y el segundo, con 47, empezó de niño con la bici. Si el coronavirus solo fuera un cuento chino probablemente ayer habrían puesto rumbo hasta El Curbiellu, en Villaviciosa, pero con el cierre perimetral darán la vuelta un poco antes. “Si sabes dónde buscar, Gijón tiene muchas subidas, pero hay que andar con ojo”, previene el más joven de los dos. “El ciclismo es una gran manera de alejarse del tema del confinamiento y de tomar contacto con la naturaleza”, añade el veterano, que como a decenas de ciclistas, el cierre perimetral le obliga a improvisar su particular vuelta al concejo de Gijón.

Compartir el artículo

stats