Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El escritor Javier Almuzara, sobre Vivaldi: “Como Venecia, fue un misterior en sí mismo”

“Siendo sacerdote, usó su talento musical como un rezo”, indica el experto en el Ateneo Jovellanos

Javier Almuzara, ayer, en la Escuela de Comercio.

Javier Almuzara, ayer, en la Escuela de Comercio. Marcos León

Venecia, ciudad de misterios, es el pretexto ideal en época de carnavales y de enmascaramiento general ante el coronavirus para traer al presente a uno de sus más brillantes habitantes de todos el tiempos, el compositor Antonio Vivaldi. El escritor y poeta Javier Almuzara fue ayer el encargado de pronunciar la conferencia “Las máscaras de Vivaldi”, organizada por el Ateneo Jovellanos en la Escuela de Comercio, para recordar a quien fue “una especie de encarnación del espíritu de su propia ciudad”.

El compositor y violinista italiano, referente del Barroco, “estuvo envuelto en un halo de misterio, como la propia Venecia”, indicó el conferenciante, antes de referirse a la localidad como “la que se oculta tras la máscara, un espejismo lleno de magia”. Y en ese sentido, “Vivaldi fue igual”. “Su música es irresistible, con una energía arrolladora, muy lírica y con un don melódico extraordinario”, afirmó.

Recordó Almuzara en su intervención en la antigua Escuela de Comercio otro de los “misterios” del compositor, que era sacerdote y, sin embargo, dedicó su vida a la música y a la composición de óperas, que estrenó por media Europa. “No parece una ocupación muy compatible con sus obligaciones sacerdotales”, apuntó el escritor. “Si bien yo creo que Vivaldi usó la música como vehículo de rezo al Dios en el que él creía, puso el talento que recibió al servicio del arte”, reflexionó Almuzara, antes de ahondar en otro de los aspectos de la vida del músico.

“Era una persona débil físicamente, según él mismo relataba, es posible que tuviera asma y que esa enfermedad le limitara los movimientos, pero en cambio su música es vibrante y llena de energía. De nuevo parece una forma de canalizar las dificultades para superarlas a través del arte”, expuso en su ponencia el especialista. Una existencia llena de magia y zonas veladas que, “como Venecia en Carnaval”, merece la pena ser reinterpretada. “Sobre todo en estos tiempos en los que nos ha tocado a todos ir velados, ocultos también tras una máscara como en la ciudad de los canales”, remató.

Javier Almuzara es un gran experto en música y desde hace años imparte talleres de lectura y creación literaria y cursos de literatura e historia de la música. Es autor prolífico, entre otras muchas obras, del dietario “Letra y música”, la obra “Títere con cabeza”, con la que obtuvo el Premio Café Bretón, y de “Catálogo de asombros”, una colección de ensayos líricos sobre literatura, música y autobiografía.

Compartir el artículo

stats