Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colegio Cervantes de Gijón invita a sus niñas a ser científicas con talleres y experimentos

El centro se vuelca en promocionar profesiones técnicas entre las alumnas ante la poca presencia femenina en Ingeniería o Arquitectura

11

Jornadas de Ciencia en el colegio Cervantes

Todo el colegio Miguel de Cervantes en Gijón se ha convertido esta semana en un inmenso laboratorio con un objetivo: acercar el mundo de la ciencia a los escolares y de forma especial, a las niñas. Lo hacen con el convencimiento de que “es necesario dar más difusión” a las carreras técnicas, coinciden la directora, Geles García, y la coordinadora del proyecto “Mujeres con + ciencia” del centro, Arantxa Urionabarrenechea.

Las cifras les dan la razón de forma tozuda: El número de estudiantes que optan por una formación en tecnología decrece cada año. “Y si nos referimos al colectivo femenino, los datos se agudizan aún más. A pesar de que el 54,3 por ciento del total de estudiantes universitarios son mujeres, su presencia en Ingeniería y Arquitectura decae al 26,4 por ciento” recuerdan. De ahí que el centro haya puesto en marcha un programa titulado “Inspira Steam” para promocionar vocaciones científicas y tecnológicas entre el alumnado.

Para ello han organizado sesiones con mentoras, que de manera voluntaria, acercan su día a día a través de 6 sesiones de trabajo en horario lectivo. Todas ellas son científicas y tecnólogas y ayer le tocó el turno a Laura Florentino Madiedo, investigadora del Incar, que organizó un taller para generar hidrógeno e inflar un globo. Una actividad divertida para que los alumnos vean que “la ciencia es para todos, y cualquiera a quien le guste puede desarrollar una carrera en este ámbito sea niño o niña”.

Además de esta actividad con alumnos mayores, los pequeños se pusieron de bata y guantes para crear sus propias lámparas de lava, un experimento que “me está encantando y lo voy a llevar para mi casa” afirmaba muy seria Lucía Gancedo. Hugo Gómez observaba muy concentrado cómo cambiaba de color el experimento con la ayuda de una madre del centro, Diana García. No en vano todo el colegio, padres incluidos, se han volcado en acercar la ciencia a los pequeños. “Es fundamental que todos colaboremos”, reflexionaba entre tarros y probetas. Y parece que surte efecto, porque Kenai Martín tenía ayer muy claro con seis años que de mayor se dedicará “a la ciencia, es muy importante hacer inventos”.

Además de hacer experimentos, los niños también disfrutan estos días con cuentacuentos sobre ciencia, teatro con actrices que interpretan a científicas, investigaciones y hasta la creación de un juego de cartas para divulgar la ciencia y sus mujeres. La idea es la de crear una baraja de mujeres de ciencia para jugar con el objetivo de “reunir cuatro cartas del mismo color para formar un laboratorio de enfermería, medicina, salud, educación, psiquiatría, psicología, informática, matemáticas, física y biología, geología y química, asociados a científicas. De momento están pensando en las normas del juego, y más adelante diseñarán las cartas. Todo un despliegue de imaginación destinado a transformarse en un despegue de vocación.

Jornadas de Ciencia en el colegio Cervantes de Gijón Lne

Compartir el artículo

stats