Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital Covadonga crecerá bajo tierra

El plan de reforma se encarecerá con el soterramiento de dependencias | La fachada tendrá un entramado que imita a la madera

Recreaciones de la fachada del Hospital Covadonga.

Recreaciones de la fachada del Hospital Covadonga.

El Hospital Covadonga espera mantener el plan original de terminar su gran reforma a finales de este año, pero ha tenido que incluir varias modificaciones que, además de incrementar el coste –valorado inicialmente en seis millones de euros–, permitirá incrementar el número de despachos y los metros cuadrados útiles. La imposibilidad de instalar el área de Radiología en la planta baja, obligará a construir un semisótano y dejará espacio para ampliar la cartera de consultas externas. El antiguo sanatorio ultima también su diseño arquitectónico y cuenta ya con las primeras recreaciones digitales de cómo quedará la remodelación. La principal novedad radica en la fachada, que acogerá un entramado de imitación a la madera sobre una pared blanca, y el recibidor, que será “más bien minimalista”.

La idea del soterramiento supone el principal cambio respecto al plan inicial y surge porque el servicio de Radiología que el empresario Jesús Kocina, propietario del centro, tiene previsto habilitar –invertirá unos dos millones de euros solo en la compra de aparatos– es demasiado amplio y no cabe en la planta baja. Como la normativa urbanística vigente no permite que el hospital pueda construir otro edificio anexo, la única alternativa es excavar. “Teníamos previsto ampliar la planta baja, pero los técnicos han dicho que lo que queremos comprar no entra. Que ni de broma. Haremos a cambio una especie de patio inglés, porque por detrás del hospital hay una zona ajardinada y la entrada trasera está elevada, así que se puede igualar la altura”, razona el propietario, que calcula que con este nuevo cambio, aunque incrementará la inversión, se quedará con otros 300 metros cuadrados de espacios asistenciales.

El Hospital Covadonga crecerá bajo tierra

Junto a los nuevos 300 metros que se ganarán con el nuevo sótano –se calcula que esta fase de obras comiencen en agosto, a la vez que los quirófanos–, el hospital gana otros 1.000 con las antiguas dependencias de las religiosas, una parte del complejo que siempre se mantuvo libre de enfermos y personal sanitario y que permite ganar una sobrecubierta –que albergará habitaciones “vip” con acceso a terraza– y cuatro plantas para consultas y para la novedosa unidad de la mujer, que ya tiene también un primer boceto de su diseño a nivel estético.

El otro avance en firme mientras continúan las labores de derribo –y a la espera de que los retrasos burocráticos den luz verde a la licencia de construcción– es el diseño estético del complejo. Ya hay modelos de cómo quedará la futura unidad de la mujer, un servicio que el hospital espera que sea referencia en Asturias. En cuanto a la fachada, el equipo técnico que plantea la cobertura de madera ya colaboró también con el diseño estético del HUCA y su apuesta difiere de la que había propuesto inicialmente el arquitecto, pero convencen más al personal y a Kocina porque permite “camuflar” la “doble altura ochentera” y poco atractiva que presenta actualmente. “Son bastantes cambios respecto a lo que se había pensado, pero esperamos tener listo casi todo el hospital después del verano”, adelanta el dueño.

El Hospital Covadonga crecerá bajo tierra

Compartir el artículo

stats