Los propietarios de vehículos históricos, uno de los colectivos que más ruido generó con sus movilizaciones para protestar por la ordenanza de movilidad, han logrado que desde el Ayuntamiento atiendan su demanda. Según la base de un acuerdo entre el gobierno local y Ciudadanos, adelantado ayer por LA NUEVA ESPAÑA, estos coches podrán seguir circulando por la ciudad a partir de 2026, aunque con una limitación de kilómetros que aún no está estipulada. “Es una gran medida, nos permitirá sacar los coches en días puntuales del garaje”, celebra Iván García, uno de los portavoces de la plataforma.

Este acuerdo preliminar, que atiende la demanda de los propietarios de los vehículos más antiguos, les servirá para poder circular por las calles de Gijón, aunque no podrán aparcar a partir de 2022 en la zona azul. “Estamos contentos, mejora lo que hay en muchos sitios, en los que ni siquiera lo puedes sacar a la calle”, afirma García. Los que se seguirían quedando fuera son los vehículos diesel anteriores a 2006 y los de gasolina previos al 2000 que sean coches de diario para sus dueños y que no se ajusten a esa cifra baja de kilómetros. Estos vehículos no podrán aparcar en zona azul el próximo año y tampoco circular en 2026.

Este plan aplaudido por los propietarios de vehículos históricos pasaría por dotar de una pegatina especial a estos coches, con el compromiso de adaptarse a una cantidad anual de kilómetros, que podría ser controlada por la ITV, en la que se registra cada año la distancia recorrida. “No nos pueden decir que son vehículos contaminantes porque será para viajes limitados, como vehículos secundarios y de recreo, no para viajes largos”, recalca Iván García.

Desde Foro, su concejal Pelayo Barcia lamentó ayer que el acuerdo entre el gobierno local y Ciudadanos se asemeje a una propuesta que presentó su partido el pasado mes de octubre y que fue rechazada. “Propusimos que los vehículos que cumplieran una serie de condiciones pudiesen seguir circulando el tiempo que los propietarios estimasen oportuno para cambiarlo”, apunta Barcia. “Estamos encantados de que se acepten nuestras ideas, pero no podemos dejar de reímos de IU y Ciudadanos, que hacen auténticos equilibrios políticos para no reconocer que lo que proponíamos era el camino al consenso”, subrayó.