Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Planificación y estreno de una obra de teatro en pandemia

La compañía “Kamante Teatro” estrena el sábado en Gijón “Anatomía de una habitación propia”: “Es un viaje con mucha emoción”

Sobre estas líneas, Estrella R., durante un ensayo en la Laboral.

Sobre estas líneas, Estrella R., durante un ensayo en la Laboral. Marcos León

En octubre surgió un flechazo entre la actriz Estrella R. y el director de la compañía “Kamante Teatro”, Luis Vigil. Un proyecto, “Anatomía de una habitación propia”, que este sábado verá la luz con su estreno en el teatro de la Laboral a las 19.00 horas. “Lo planificamos prácticamente dos semanas antes de la fecha”, cuenta Luis Vigil. Después de disfrutar en la Laboral de una residencia del Programa de Artes Escénicas, este espectáculo, que mezcla danza y teatro, se mostrará ante el público para mantener activa la vía de la cultura como fuente de entretenimiento en pandemia. “La compañía cumplimos 30 años en 2020, en octubre hicimos nuestro anterior trabajo, y nuestro lema es seguir creando, esto no puede parar. Somos el bálsamo que necesitamos como sociedad”, cuenta Vigil. “Es un canto a la vida, que continúa y no puede parar pese a este virus”, añade la protagonista.

“Anatomía de una habitación propia” es una obra que, a juicio de Estrella R., ofrecerá al espectador “un recorrido por un montón de sentimientos humanos, hay alegría y mucha referencia a la maternidad”, subraya antes de añadir que se trata de “un viaje a través de las notas personales mías, pero un texto con muchos tintes feministas y humanistas, hay mucha emoción”. En la obra aparece también la figura de las “Las Sinsombrero”. “Es un reconocimiento a esas mujeres de la Generación del 27 que hasta prácticamente la actualidad estuvieron muy silenciadas”, resalta Vigil.

El espectáculo cuenta con la música original compuesta e interpretada por Jorge Arche y con la voz de María Muñoz. “En la obra se genera un espacio íntimo”, advierte el director de “Anatomía de una habitación propia”, que subraya también que “impresionará la desnudez, porque lo que no hay es artificio. Aunque a veces sí que se muestran momentos tiernos y poéticos, con pizcas de alegría, dolor y gozo”, amplía.

Los textos de las escritoras de la Generación del 27 Carmen Conde, Concha Méndez y Elisabeth Mulder, con una introducción inspirada en “Una habitación propia”, de Virginia Woolf, se entretejen con los recovecos emocionales de protagonistas de esta obra para transitar por distintos estados de ánimo y partituras físicas. “Ofrezco una especie de juego, con notas biográficas mías y con textos de ‘Las Sinsombrero’, en los que también se refleja un poco lo que siento”, subraya.

La compañía asturiana, tras cumplir tres décadas de vida, afronta ahora este nuevo proyecto, que espera que vaya llegando a muchos más rincones de la región los próximos meses. “Ha sido todo muy rápido, surgió la magia cuando empezamos a trabajar con este proyecto”, coinciden en señalar director y protagonista de “Anatomía de una habitación propia”.

Compartir el artículo

stats