Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafael Luque | Especialista en tecnologías de hidrógeno, ofrece una charla mañana en la EPI

“El coche de hidrógeno tiene más autonomía que el de baterías y se recarga en 5 minutos”

“Esta energía verde es imprescindible en el camino de la descarbonización, como complemento a renovables y eléctricas”

Rafael Luque.

Rafael Luque.

Rafael Luque es ingeniero industrial y director general de Ariema, una empresa nacida bajo el paraguas del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y una referencia en toda España en pilas de combustible y tecnologías de hidrógeno. Mañana jueves ofrecerá una charla organizada por la Escuela Politécnica de Ingeniería, de forma online, para hablar sobre el futuro de esta fuente de energía.

–¿Por qué el hidrógeno es la energía del futuro?

–El hidrógeno es el único combustible que podemos utilizar con cero emisiones contaminantes, generando solo vapor de agua, pero no sustituye a todas las demás tecnologías energéticas. La energía del futuro será una combinación de fuentes de energía, principalmente renovables; vectores energéticos que facilitan el transporte y almacenamiento (electricidad e hidrógeno) y sistemas eficientes de conversión, con un papel cada vez más relevante de las pilas de combustible alimentadas por hidrógeno, que son mucho más eficientes que los motores y las turbinas. El papel del hidrógeno va de la mano de las pilas de combustible, dispositivos que permiten generar electricidad a partir de la energía química de un combustible con eficiencias muy superiores a los equipos convencionales, un 60 por ciento frente al 40 por ciento de un buen motor diésel lento.

–¿Y en la movilidad?

–La utilización de motores de combustión tiene fecha de caducidad por sus emisiones contaminantes, y progresivamente vamos a cambiar a sistemas de transporte de cero emisiones. La movilidad con cero emisiones solo podemos conseguirla con motores eléctricos, alimentados o bien desde baterías (lo que ahora llamamos “coche eléctrico”, que es en realidad “coche eléctrico de baterías”), o bien alimentando el motor eléctrico con una pila de combustible acompañada por un depósito de hidrógeno. El coche de hidrógeno es muy similar al de baterías, pero con dos ventajas importantes: más autonomía, y recarga en solo cinco minutos.

–¿Estamos hablando de energía completamente limpia?

–El hidrógeno verde es el producido sin apenas contaminar, a partir de energías renovables. Se puede hacer, por ejemplo, mediante electrólisis de agua; usando electricidad solar o eólica. En los últimos quince años, las empresas han realizado más patentes sobre hidrógeno y pilas de combustible que la suma de lo patentado en todas las demás energías limpias. El hidrógeno verde es imprescindible en el camino de la descarbonización, como complemento a las energías renovables y a la electricidad. Podemos producir hidrógeno con los excedentes de energías renovables, para lograr adaptar la oferta a la demanda, y este hidrógeno podemos almacenarlo y distribuirlo hasta finalmente utilizarlo con cero emisiones.

–¿Estará al alcance de todos?

–La entrada de cualquier nueva tecnología empieza con costes altos, como hemos visto con el coche eléctrico de baterías o con los teléfonos móviles. Los mercados iniciales permiten que las empresas industrialicen la fabricación y reduzcan sus costes, abaratando lo suficiente como para hacerla mucho más accesible. Eso es lo que se prevé para el hidrógeno. Por ejemplo, Hyundai empezó fabricando 3.000 coches al año; ahora está por 30.000 y tienen un precio en España de 72.250 euros. Para 2030, prevén fabricar 500.000 coches al año y ya a un coste similar al coche medio actual.

–¿Es la gran desconocida de cuantas energías se manejan para el futuro?

–En España podemos sacar pecho, porque el segundo equipo de ingeniería del mundo en hacer “hidrógeno verde” fue español. Lo hicimos en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), en Huelva, en 1992. Desde entonces se han hecho muchas cosas en nuestro país y en el mundo. El hidrógeno ha mejorado en cuanto a tecnología y costes.

–¿En qué proyectos trabaja su empresa ahora mismo?

–Ariema fue fundada hace ya dieciocho años y desarrolla, principalmente, tecnología propia de máquinas de electrólisis, que permiten fabricar hidrógeno verde. Fabricamos en España. De todos los fondos públicos que se prevén destinar a hidrógeno verde, confiamos que una parte adecuada sea dedicada a mejorar y llevar a mercado la tecnología nacional en vez de comprar equipos extranjeros. Así podremos fomentar que el empleo de calidad para nuestros ingenieros en España se quede en casa. Nos estamos preparando alcanzar mayores potencias y para llegar mercados nicho y aplicaciones especiales.

Compartir el artículo

stats