Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de los acusados del “caso Germán” pide la prueba del polígrafo para demostrar su inocencia

Yerai R. V., el primer implicado en presentar su escrito de defensa, sostiene que se vio envuelto en una trifulca “entre dos grupos que peleaban”

Manifestación de apoyo a Germán Fernández en la calle Marqués de San Esteban en 2017.

Manifestación de apoyo a Germán Fernández en la calle Marqués de San Esteban en 2017. Ángel González

El joven Yerai R. V., uno de los acusados en el “caso Germán”, ha sido el primero en presentar su escrito de defensa, en el que describe cómo la madrugada en la que Germán Fernández resultó gravemente herido en la zona de Fomento se vio envuelto en una trifulca entre “dos grupos que se peleaban entre sí” sin que tuviese intervención alguna en las lesiones que sufrió el camarero gijonés. De hecho, Yerai R. V., al que la Fiscalía pide 12 años de cárcel, propone someterse a la prueba del polígrafo para demostrar la veracidad de sus palabras, según recoge el escrito de defensa al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA.

Este joven, que llegó a pasar casi dos años en prisión preventiva por estos hechos y asumió una condena por otra agresión en la calle de Marqués de San Esteban, apunta en su escrito de defensa a Rubén Á. H. como autor del golpe que derribó a Germán Fernández aquella madrugada de julio de 2017. Un puñetazo que el propio autor reconoció, “por mala conciencia”, hace más de dos años. “Había salido en compañía de algunos amigos a disfrutar de la noche, en los días de verano que coincidían con la ‘Semana negra’”, recoge el escrito de defensa.

El texto, presentado ya en el Juzgado, pone el énfasis en el testimonio de un testigo que describe cómo tres jóvenes rodean a Germán Fernández la madrugada de autos, sin ser ninguno de ellos Yerai R. V. También desvía la atención a otro joven, uno con el que estaba esa madrugada cuando fue detenido, y que según la policía “tenía los puños magullados como si se hubiera peleado” mientras que Yerai R. V. “no tenía signo alguno”. Cabe señalar que este joven al que se menciona en el escrito de defensa llegó a formar parte de la causa, cuando había ocho personas en calidad de investigados, y que finalmente se archivaron todos los cargos en su contra.

La defensa de este joven, ejercida por el abogado Gabriel Cueto, también apunta a la concatenación de acontecimientos posteriores a la agresión a Germán Fernández, un suceso con gran trascendencia pública en los días posteriores. Por un lado, cita “el seguimiento en redes sociales de ciertas personas para facilitar un reconocimiento de los posibles intervinientes”, además de la “sobreexposición mediática” (se publicaron fotos pixeladas de los primeros detenidos) que a su juicio tuvo incidencia en las ruedas de reconocimiento practicadas en sede judicial. Como ejemplo, cita a dos testigos que primero acusaron a Yerai R. V. y luego se desdijeron.

Colaboración con la Policía

El escrito también ensalza “la firme voluntad de colaborar con la investigación” que tuvo el joven durante todo el proceso. Desde el primer momento entregó su teléfono móvil, y las claves, para que los investigadores pudiesen revisar los mensajes del grupo de Whatsapp que compartían los cuatro acusados y decenas de jóvenes más. Eso facilitó la identificación de otros dos acusados, Rubén Á. H. y Jorge Á. G. meses después de la agresión. Tanto Yerai R. V. como Imad A. fueron detenidos la madrugada de los hechos.

Otro de los puntos a tener en cuenta del escrito es que asegura que “son numerosos los testimonios que hablan de la agresión, pero realmente parece que nadie ha visto nada”. Es más, dice que si no es por la confesión de Rubén Á. H. “no se sabría lo ocurrido”, algo en lo que coinciden más defensas. A la prueba del polígrafo, y otros informes, el escrito solicita la declaración de 35 testigos además de 16 policías. El resto de acusados presentarán sus respectivos escritos en las próximas semanas.

15

Germán Fernández junto a su madre, Yolanda Fernández, tras conocer la petición del fiscal Ángel González

Compartir el artículo

stats