Una nueva reordenación de la zona liberada de las vías a partir de la ubicación definitiva de la estación intermodal en Moreda. La búsqueda de nuevos cauces de financiación tras conocerse que el Banco Europeo de Inversiones no apoyará el proyecto gijonés tal y como estaba concebido. Y el inicio de la redacción de un nuevo convenio de la sociedad “Gijón al norte” que se ajuste a esta realidad, ya que el documento firmado en 2019 comprometía la estación ante el Museo del Ferrocarril y fiaba a un préstamo del BEI cubrir los 360 millones que –de un global de 800– debían aportar las tres administraciones que conforman la histórica sociedad gestora del plan de vías gijonés. Esos son las tres líneas de actuación que ayer quedaron comprometidas para hacer realidad el plan de vías y su estación intermodal en Moreda.

Un compromiso surgido en la reunión telemática entre el secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Sergio Vázquez Torrón; la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera; la alcaldesa de Gijón, Ana González; y el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias, Alejandro Calvo. Todos ellos acompañados de miembros de sus equipos. Es la primera reunión tras el parón impuesto por la pandemia para desatascar decisiones políticas y técnicas sobre el plan.

Que el BEI se haya caído de la ecuación económica es un elemento relevante en la consolidación de la apuesta por ubicar la estación en Moreda que, en principio, conllevaría menores costes que la opción del Museo del Ferrocarril. Ahorrar dinero y plazos fueron los argumentos de la Alcaldesa para promover hace meses volver a Moreda como estaba previsto en el plan de 2005. Una posición que apoyó el Principado desde el primer momento y que ayer quedó evidente que comparte el Ministerio, que lleva la voz cantante en una operación por la que Gijón lleva dos décadas de espera. Las tres administraciones están ahora en manos de gobiernos socialistas.

“Nos han presentado dos nuevas propuestas partiendo siempre de la ubicación en Moreda, que es por la que estamos apostando el gobierno municipal, el del Principado y el Ministerio. Han quedado en que nos las enviarán para revisarlas y que podamos ver si responden a las necesidades de Gijón. En ambas propuestas es importante la liberación de terrenos y la reordenación del espacio de Sanz Crespo. Hay muchas posibilidades de hacerlo muy bien”, explicó la Regidora. González considera viable el objetivo de licitar la obra de la estación antes de final de mandato.

“Desajustes”

Claro que antes hay que garantizar la financiación. ¿El plan? “Recurrir a una diversidad de fuentes”, explicó la primera edil. Una de ellas podrían ser los fondos europeos de recuperación y resiliencia pero los responsables del plan de vías gijonés son conscientes de que hay un “desajuste” entre los plazos de la obra y los que marca el programa europeo. El Banco Europeo de Inversiones ya ha dejado claro que descarta participar con las pautas fijadas en 2019 lo que deja en papel mojado parte del acuerdo.

El convenio firmado ese año, y que sigue en vigor, comprometía 814 millones para todas las operaciones pendientes en Gijón: 313 para la prolongación del metrotrén y 500 para el plan de vías, de los que 140 los pagaba directamente Adif y los 360 restantes la sociedad “Gijón al Norte Norte”. De todos esos dineros 315 millones era el coste de las cinco piezas que conforman la estación intermodal. En el artículo del convenio dedicado a la financiación se establecía recurrir a un préstamo para cubrir esos 360 millones de “Gijón al Norte”. “Preferentemente con el BEI”, se especifica.

Desde el Principado, el viceconsejero de Infraestructuras, Movilidad y Territorio, Jorge García, también destacó tras la reunión que la acción pasa por “reformular el convenio de Gijón al Norte, que supeditaba su viabilidad al Banco Europeo de Inversiones” y confirmó que Ayuntamiento y Principado seguirán trabajando de manera coordinada en el análisis técnico de los proyectos que les hagan llegar desde el Ministerio. “Es un proyecto vertebrador de Gijón, pero también de Asturias y su área metropolitana. Hay que trabajar para que se haga viable lo antes posible y la ciudadanía vea que es un proyecto tangible.”, concretó García. La estación es elemento básico para poder poner en servicio la red de conexión ferroviaria con el metrotrén y “el hito de la llegada de la alta velocidad a Gijón”.