Una mujer de 38 años ha sido detenida por la Policía Nacional acusada de haber fingido padecer una enfermedad terminal para estafarle 6.000 euros a un joyero de la ciudad. La investigada, según los agentes, puso su salud como excusa para aplazar constantemente su deuda pendiente con el comerciante, a quien le llegó a firmar un papel en el que reconocía su deuda. El joyero denunció tras advertir también que alguien le había robado un cordón de oro de más de 1.000 euros.

La acusada es una vecina de Corvera bien conocida por los agentes. Pesan sobre ella al menos otros 15 episodios de estafas similares en comercios y joyerías de Gijón, Avilés, Oviedo, Pola de Siero y Piedras Blancas. Su última detención había sido a finales del año pasado, y la acusaban de no haber pagado una operación de cirugía estética valorada en más de 5.000 euros. Ahora, a la mujer se la acusa también de haber estafado otros 2.500 a un comercio avilesino a quien convenció para instalar en una casa y una peluquería varios radiadores.