Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González, presidente del PP de Gijón: “Hablaremos sobre si hace falta un perfil más combativo por parte de los concejales”

“Más que unir partidos de centro derecha, tenemos que unir votantes; que muchos vuelvan a apoyarnos”

Pablo González, en el barrio de El Coto.

Pablo González, en el barrio de El Coto.

El comité ejecutivo del PP de Asturias ratificó ayer a Pablo González como presidente local en Gijón. Toma el control con el objetivo de cerrar heridas y “hacer un partido normal para personas normales”, abriendo la sede y dando a la organización un papel activo respecto a la política municipal. Se le ve ilusionado y con ganas.

–Toma las riendas en un momento de turbulencias tras la salida abrupta de su antecesor, Mariano Marín.

–Nada que no sea novedad en el PP de Gijón, que ha crecido como organización apoyada en buenos momentos, pero también a veces apoyada en convulsiones o en cambios internos. Este es el caso. Pero yo soy muy positivo. Las crisis son oportunidades siempre. Lo importante es lo que hay por delante.

–Marín, en la carta que envió a Pablo Casado tras su marcha, le acusa de organizar una recogida de firmas en su contra, ofreciendo dinero y cargos a cambio. ¿Es cierto?

–Las cuestiones inesperadas y personalmente desagradables, a mí me afectan.

–Le pregunto porque es una alusión directa.

–Yo lo que tenga que hablar con Mariano Marín, igual que todo lo que hablé con él en estos años, será en conversaciones privadas. Creo que eso es lo que tienen que hacer las personas, mirándose a los ojos y diciéndose las cosas.

–¿Pero es cierto?

–Evidentemente no es así.

–¿Propició la dirección regional la salida de Marín?

–La solución se generó y se solventó desde el PP de Gijón, desde la mayoría de su junta local.

–La sede apenas abre y, cuando lo hace, sólo funciona gracias a unos pocos voluntarios. ¿Cómo la reactivará?

–Con más voluntarios. La sede estaba cerrada muchas horas y eso evidentemente va a tener que cambiar. Se abrirá con gente que dé su tiempo al partido por vocación.

–¿Hay afiliados dispuestos?

–Hay cola.

Pablo González, en el barrio de El Coto.

–¿Qué planes tiene para reactivar el partido?

–Adaptar la estructura de la organización a los perfiles de las personas y no al revés. El partido tiene que funcionar como una empresa, en el buen sentido de la palabra. Ser más operativo. El siguiente paso es hacer esto mismo hacia afuera. Tenemos que ser comerciales y muy proactivos. No podemos esperar a que la gente venga a nosotros, hay que hacer calle y acera.

–¿Qué opina del grupo municipal?

–Es fundamental convertir el partido en algo que potencie el trabajo del grupo municipal.

–¿Tiene o ha tenido alguna fricción con el portavoz, Alberto López–Asenjo?

–En ningún momento.

–¿Cómo analiza la gestión del grupo municipal?

–No se puede juzgar su labor obviando que el partido no ha estado a la altura. Hay que analizar el resultado del grupo, no de las personas que lo integran, a partir de ahora, cuando el PP como organización va a estar detrás.

–¿Va a impulsar cambios en el grupo municipal?

–Yo con Alberto López–Asenjo hablo cada dos o tres días, coordinándonos. Lo que hay que hacer es potenciar su labor como portavoz.

–¿Considera que debería repetir como candidato en las próximas municipales?

–Queda muy lejos. No sé si Alberto querrá o no. No estoy en eso.

–¿Y a usted le gustaría serlo?

–Lo que quiero es ser un buen presidente del PP de Gijón hasta el próximo congreso y sólo me ocupa eso. Y cumplir con mi labor como diputado regional.

–¿Considera que el grupo municipal es lo suficientemente combativo con el gobierno local?

–No tengo toda la información para conocer eso, la verdad. Si la pregunta es si hace falta adoptar un perfil más combativo, es algo que tendremos que hablar. En política, hay que combinar, y a veces hay que combinar incluso personas, aprovechando sus distintos perfiles. Quizás es algo sobre lo que pensar. A mí me gusta hacer política confrontando ideas y luego llegando a pactos. Un pacto al que llegas sin confrontar previamente no es un pacto. Eso es sumisión, derrota, entrega o pasar de todo.

–¿Qué le gustaría mejorar en el Ayuntamiento?

–Creo que la división del centro y la derecha hace casi inevitable que se pierda el esfuerzo. Pasa en la Junta General del Principado también. Porque en el centro y la derecha hay cuatro partidos y a veces quienes supones que van a estar en una posición parecida a la tuya te sorprenden por cuestiones del regate corto político y eso es lo que entiendo que puede despistar. Por eso no tiene que darnos miedo en un primer momento ser minoritarios y decir a algo que no si así defendemos los intereses de las personas. Eso es como entiendo yo la política. Pero cuidado, la política la harán en primera persona los concejales del PP y su portavoz. En una palabra, pongo a su disposición mi trabajo y mi experiencia.

–¿Prevé presentarse en el próximo congreso del partido para seguir de presidente?

–Eso es un futuro lejanísimo.

–Unos meses, en principio.

–Que se van a hacer muy largos. De aquí a entonces ya veremos. Empiezo a ejercer mañana, tengo que ir a la sede, ver qué me encuentro, ver qué me cuenta la directiva. Necesito saber demasiadas cosas como para decidir más allá de dos, tres o cinco meses. No pienso en el medio plazo, sólo en el corto.

–Marín llevaba dos años con el mandato vencido. ¿Por qué no se pudo hacer un congreso ya?

–La dirección nacional pone unos plazos para hacer las cosas, a eso nos ceñimos.

–El PP dice que uno de los retos es unir el centro derecha. En Gijón compiten por ese espacio electoral cuatro formaciones. ¿Cuál es su estrategia?

–Más que unir partidos, lo que hay que hacer es unir votantes. Mi misión es hacer el PP lo suficientemente atractivo para que muchos votantes que optan por otros partidos vuelvan a apoyarnos.

–¿Ve a nivel local una coalición con Foro, como en las generales?

–Ese tipo de decisiones, que no me corresponden a mí, hay que tomarlas cuando tocan. Ahora lo interesante es que estamos en la fase de competir sanamente.

–¿Hasta qué punto cree que puede influir en sus planes la tendencia nacional, con Vox al alza?

–Creo que la inercia puede ser muy distinta a nivel local.

–¿Qué consideraría un éxito en las próximas municipales?

–Gobernar. El partido tiene que ayudar a los concejales ahora a hacer una política que ayude al candidato o candidata que toque en su momento a ganar la Alcaldía.

–Habló de coser agujeros durante la junta local que lo aupó. ¿Cómo lo hará?

–No fue casualidad que usara la metáfora del capote de un soldado. Nosotros no estamos cubiertos con un mantel ni por una sábana. Quise transmitir que aquí lo que ha habido fue bregar durante muchos años Capote tenemos IU, que cuenta menos para esto, y el PSOE y el PP. El resto acaban de llegar.

–¿Qué le ha llevado a escoger a Cristina Villanueva, desconocida en la primera línea política, como secretaria general?

–Lo hice por su experiencia en la empresa privada, por su formación y por su responsabilidad personal como madre de dos hijos y mujer trabajadora.

–¿Cuáles serán sus prioridades para Gijón?

–Eso lo tenemos que decidir conjuntamente. Ahora mismo el PP tiene una importante prioridad, que es denunciar que tenemos una Alcaldesa y un equipo de gobierno que es absolutamente intrusivo e irrespetuoso con lo que quieren los gijoneses y con sus vidas.

Compartir el artículo

stats