La alcaldesa de Gijón, Ana González (PSOE), ha instado este miércoles a "dejar todo el mundo de marear la perdiz" a cuenta de la ubicación de la estación intermodal del Plan de Vías, la tiempo que ha exigido al Estado que cumpla con su responsabilidad para con este proyecto. "No me parece mal reutilizar, siempre que suponga una mejora sustancial", ha señalado la regidora gijonesa. "Tal como está, no", ha asegurado en respuesta de los medios de comunicación.

Eso sí, ha dejado claro que no por reutilizar la estación provisional de Sanz Crespo quiere decir, como sostiene el PP, que Gijón pase a ser una ciudad de segunda categoría. De hecho, ha recalcado que aún no está decidida cuál de las dos propuestas planteadas por el Ministerio de Transportes se va a llevar a cabo, una de las cuales supone construir una estación de nueva planta en Moreda. Para ella, lo importante es buscar la forma posible para hacerlo, para tener una estación "digna" y cumplir con su función de intermodalidad, conectarse con el 'metrotren' para disponer de centralidad.

"Llevamos ocho años perdidos sin estación", ha apuntado sobre los dos gobiernos anteriores de Foro en el Ayuntamiento de Gijón, cuando se decidió cambiar la ubicación de la estación de Moreda a la parcela frente al Museo del Ferrocarril. Ha insistido en la idea de que, igual que se rehabilitan edificios, no cree que hacer lo propio con Sanz Crespo sea malo ni bueno en si mismo, sino que hay que ver el proyecto. Algo que ha querido enmarcar en un contexto en el que se habla de economía circular y cuidar el Medio Ambiente, a lo que ha animado a aplicar esa misma actitud en edificios.

La regidora gijonesa ha reiterado que los ocho años que se han perdido, suponen un retraso. Asimismo, ha recalcado que cuando se firmó el último convenio en 2019, antes de la pandemia de la COVID-19, había unas previsiones económicas que no son las actuales. "Ha cambiado la situación", ha remarcado. Es más, ha incidido en que todos los grupos hablan de la gran crisis económica que hay y piden ajustar más el gasto público para poder dar ayudas, por lo que ha indicado que habrá que aplicar esos mismos criterios en las grandes obras públicas.

Y si bien ha dicho compartir el hartazgo y la falta de credibilidad de todo Gijón, algo que confiesa sentir ella también, considera que hay que ser "más exigentes" con el Estado, porque hay una responsabilidad de la Administración central.

González ha apuntado que es cierto que el Ayuntamiento tiene que liderar el proyecto, pero es Adif quien lo tiene que licitar. También ve preciso que en el Ministerio tengan en cuenta el Plan de Vías como uno de los proyectos más importantes. "El Estado tiene que asumir su responsabilidad ya", ha urgido. "Es 2021, y Gijón necesita la estación", ha recalcado.

Es por ello, que ha considerado que es preferente primero la definición del proyecto y luego la licitación y construcción. Ha reiterado, en este punto, la necesidad de dejar todo el mundo de marear y con una cierta revisión de lo que no hizo cada unoser conscientes de que en un momento no se hizo.

Sobre lo dicho desde los grupos de oposición o diversos sectores económicos tras el anuncio de la propuesta de reutilizar Sanz Crespo, la regidora ha señalado que le llama la atención la crítica sin saber. "Si no conocen el proyecto, cómo lo critican", se ha preguntado.

En cuanto a la ubicación de la estación intermodal frente al Museo del Ferrocarril, ha reconocido que "nunca" pensó que fuera una buena opción. "Estoy defendiendo la mejor y la posible", ha afirmado la alcaldesa.

Dicho esto, ha indicado que otra cosa es que ella se sumara en su día a esa opción, y su partido, para que se hiciera la estación ya. Ha recalcado que no va a ser una alcaldesa que va a estar ocho años para que en el tiempo de descuento, cambiar, con referencia a la ex regidora gijonesa Carmen Moriyón. "No quiero estar ocho años en blanco", ha insistido.

González ha señalado, al respecto, que había un plan preconcebido con el emplazamiento frente al Museo del Ferrocarril, a lo que ha añadido que hubo una intencionalidad para llevar la estación a esa ubicación, con una ruptura con el consenso anterior.