Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingeniero de proyectos en TSK, ofrece hoy una charla en la Politécnica

Raúl de la Mata: “Las notas importan, pero la empresa valora otras competencias y experiencias”

“Es fundamental aprovechar al máximo los años de Universidad desde el primer curso para llegar en condiciones óptimas al mercado laboral”

Raúl de  la Mata.

Raúl de la Mata.

Raúl de la Mata es ingeniero de proyectos en TSK, exalumno de la Escuela Politécnica de Gijón y forma parte de Nova Talent, una red internacional con el objetivo de conectar personas de alto potencial entre sí y con las mejores oportunidades profesionales, impulsando a los altos potenciales del mundo para que lideren una sociedad más feliz y productiva. Hoy imparte en la Escuela, en una sesión online, la charla “Cómo aprovechar al máximo tus años en la Universidad”.

–Empezando por el título... ¿Cómo alcanzar ese aprovechamiento?

–En pocas palabras, y parafraseando a Steve Jobs, “Stay hungry. Stay foolish”, es decir, ten hambre, curiosidad, aventúrate, participa. Estudiar es muy importante, y la nota media de tu expediente académico es valorada en los procesos de selección de muchas empresas, pero no es lo único; las empresas valoran otras habilidades, competencias, y experiencias. Es todo esto lo que va a permitir optimizar las opciones de acceder a las mejores oportunidades laborales, especialmente al salir de la universidad cuando la experiencia laboral es todavía nula o limitada. Las actividades de voluntariado son valoradas de forma muy positiva por los responsables de selección, participar en asociaciones y algunas actividades de la universidad permiten trabajar y acreditar el desarrollo de competencias tan demandadas como la iniciativa, el trabajo en equipo o la comunicación. Trabajar los idiomas y si es posible, no perder la oportunidad de hacer alguna estancia en el extranjero, además de acercarse a la empresa cuanto antes.

–¿Cuáles son los miedos más frecuentes en una ingeniería en los primeros años?

–El temor a no superar las propias asignaturas de ingeniería, a menudo consideradas de muy alta exigencia. Sin embargo yo diría que más que miedos, que generalmente se superan de forma natural a base de estudio, a lo que todos nos enfrentamos en esos años es a un montón de incertidumbres y desconocimiento.

–¿A qué se deben?

–Al desconocimiento generalizado en esos primeros años se suma la situación actual del mercado laboral, que evoluciona de forma vertiginosa marcado por la transformación digital y la globalización. Todo ello conduce a menudo a una situación de incertidumbre. La idea es comenzar a aprovechar al máximo los años de Universidad desde los primeros cursos y llegar en condiciones óptimas al momento de enfrentarse al mercado laboral.

–¿Son fundados? ¿Cómo combatirlos?

–El miedo es natural, puede bloquearnos pero también puede ser un estímulo. Quizá no quitemos completamente el miedo escénico las primeras veces que hacemos una presentación en público pero prepararla y ensayarla nos ayudará a librarnos de muchos miedos y ganar soltura. Estudiar, practicar y dedicar tiempo a una materia nos aporta seguridad. De igual forma es natural tener dudas sobre nuestro futuro y más con un mercado laboral tan cambiante y debemos prepararnos para afrontarlo.

–¿Es una cuestión de proactividad del alumno?

–Esta Escuela y esta Universidad albergan mucho talento, y lo que se debe hacer es tratar de equilibrar la información que llega a todos los estudiantes desde las primeras etapas de universidad: qué está exigiendo el mercado laboral, por qué deben aprovechar los años de universidad, cómo pueden prepararse para optimizar sus opciones laborales.

–¿A qué retos se enfrenta el recién egresado?

–La idea es llegar a ese momento habiendo aprovechado bien los años de universidad y por tanto completado tu formación. Las empresas no buscan en un recién egresado experiencia y lo que van a valorar en esos momentos son además del expediente académico aspectos como la experiencia internacional, competencias como idiomas, comunicación, liderazgo, curiosidad, ganas de impactar positivamente...

–¿Hace falta más conexión previa con las empresas?

–Yo transmito a los estudiantes que tengan contacto con la empresa cuanto antes, a través de programas de colaboración o prácticas, y no es porque la empresa deba sustituir de alguna forma a la universidad sino porque es natural que la empresa también sea partícipe activo de la formación de los estudiantes. Esto requerirá la colaboración a implicación de todas las partes aunque creo no equivocarme al decir que todos remarán en la misma dirección si se dan cuenta que así permitirán desarrollar y contar con todo el enorme talento humano que alberga Asturias.

–¿Qué consejos daría a los estudiantes?

–Que están en una gran escuela y en los mejores años de su juventud, deben aprovechar los recursos que se les ofrece. Complementar la formación y adquirid competencias, participar, marcarse metas altas y dirigir su propio futuro es fundamental. Y a todos, independientemente de en qué año se encuentren, les diría que no dejen nunca de aprender, que no pongan nunca en cuarentena su inquietud.

Compartir el artículo

stats