Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un octogenario ataca con un cuchillo y una defensa extensible a varios policías en la avenida Constitución

El hombre, con problemas mentales, decía que quería cortar jamón, antes de ponerse violento

Los agentes, tras intervenir ayer en la avenida de la Constitución de Gijón.

Los agentes, tras intervenir ayer en la avenida de la Constitución de Gijón.

Un gijonés de 88 años protagonizó ayer por la mañana varios momentos de tensión cuando salió desorientado, pero muy agresivo, al rellano de su domicilio, al inicio de la avenida de la Constitución, armado con un cuchillo y una defensa extensible. El hombre, con problemas mentales, no atendía a razones y se negaba a entregar las armas cuando los agentes que acudieron a la vivienda se lo solicitaron. Uno de los policías intervinientes, de hecho, sufrió un corte en la mano fruto del forcejeo con el octogenario.

El incidente, que recuerda por su similitud a otro ocurrido recientemente en el barrio de Nuevo Gijón, donde un vecino que iba a ser desahuciado atacó con un hacha y un cuchillo a la Policía, se originó sobre las ocho de la mañana de ayer. La cuidadora del hombre avisó a la Policía Nacional de que se encontraba muy agresivo, fuera de sí y con un cuchillo.

Los agentes desplazados se lo encontraron en la escalera, había roto un cristal y tirado el extintor. Primero, conscientes de la avanzada edad del individuo y sus problemas de salud, los policías intentaron calmarle para conseguir que depositase el cuchillo (la hoja medía 12,5 centímetros) y la defensa. Al ver que no era posible, y que además amenazaba con atacar, lograron desarmarle, aunque en el pequeño forcejeo resultó herido leve uno de los agentes, que sufrió un corte en la mano.

Hasta el lugar, en el tramo entre la avenida de Schultz y la calle Decano Prendes Pando, se desplazaron en ambulancia los sanitarios, que optaron por trasladarle al Hospital de Cabueñes dado su nerviosismo y los problemas de corazón que padece.

La cuidadora explicó que hacía poco había sido dado de alta, y que había vuelto “desorientado” del hospital. Ayer, de hecho, explicaba que su intención era la de cortar jamón, pero de pronto se puso fuera de sí, provocando una situación de mucho peligro, tanto para ella como para los agentes. Afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales graves.

Compartir el artículo

stats