Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge García López | Viceconsejero de Infraestructuras, Movilidad y Territorio del Principado de Asturias

“El metrotrén es el proyecto a poner en marcha cuanto antes”

“La estación de Sanz Crespo no deja de ser una traslación de la de Moreda que permite que entren en servicio más rápido las cercanías y reutilizar la playa de vías”

Jorge García, en Fomento.

Jorge García, en Fomento.

Jorge García López, aquel adolescente de Urbiés fascinado por los trenes que soñó ser piloto y acabó siendo arquitecto en París, es ahora un vecino de Gijón que va a trabajar en tren a Oviedo y al que su cargo de viceconsejero de Infraestructuras, Movilidad y Territorio del Principado de Asturias ha convertido en la voz del gobierno regional en el plan de vías de Gijón. En pleno debate sobre la ubicación de la estación intermodal, que salta del Museo del Ferrocarril a Moreda para enredarse en una ampliación de Sanz Crespo, Jorge García lo tiene claro. Lo urgente y lo necesario es poner a funcionar el metrotrén. Ese es el reto.

–El Principado, al igual que Ayuntamiento y Ministerio, firmó en 2019 el convenio donde la estación intermodal se fija frente al Museo del Ferrocarril. ¿Por qué ahora no les vale?

–La realidad es que la decisión de trasladar la estación intermodal al Museo del Ferrocarril se hizo sin tener un estudio ni una seguridad técnica y económica sobre su viabilidad. La posición del Principado durante muchos años fue dejar la estación en el entorno de Moreda. A partir de 2015 surge la idea del cambio de emplazamiento y finalmente, con el cambio de consejero, nos unimos a un consenso. Hace poco tiempo hemos podido tener el estudio informativo y hemos podido comparar ambas alternativas. Una cuestión importante a tener en cuenta es que mover la intermodal al Museo como idea de centralidad choca con los propios datos de movilidad que tenemos. La mayoría de los usuarios, un 80%, son de cercanías. Así que la centralidad del plan de vías de Gijón la va a dar la red de las siete estaciones de cercanías, de La Calzada al hospital de Cabueñes, que va a funcionar como un metro. La centralidad no la va a dar una estación intermodal que supone un 20% de los pasajeros.

–Pero ese debate sobre el centro y la centralidad ya se había dado antes de 2019.

–Que haya que acercar una estación al centro físico de la ciudad es una concepción del siglo XVIII y XIX. Pero no es sólo eso. Además el estudio también nos dice que la solución del Museo es más cara, que técnicamente tendrá problemas con los colectores, necesidad de mayor mantenimiento y la imposibilidad de poner el servicio por fases porque habría que hacer todo en un bloque. No podemos seguir eternamente así. Hay que darle certidumbre al proyecto y poner en servicio aquello que demanda la ciudadanía, y que es el metrotrén. Cuanto antes. Una vez que se tiene un informe técnico evaluable tenemos que posicionarnos para que el tiempo no siga corriendo eternamente.

–El estudio informativo analiza la ubicación de una nueva estación en Moreda. ¿Cómo encaja la opción sorpresa que ahora plantea el Ministerio de ampliar Sanz Crespo?

–Todavía tenemos que estudiar técnicamente las dos propuestas. Se va a crear un grupo de trabajo para ver toda la documentación y que encajen todas las necesidades. Desde el punto de vista urbano lo que tiene que ver con la eliminación de la brecha que suponen las vías a día de hoy y en lo que tiene que ver con la intermodal la anexión de la estación de autobuses. Para el Principado este no es un proyecto sólo de Gijón, ni siquiera del área metropolitana. Es un proyecto de región e, iría más allá, de Estado. Las dos opciones que nos dan suponen centrar el desarrollo de la estación intermodal en Moreda pero la intermodal tenemos que seguir leyéndola como una pieza más en el conjunto del desarrollo ferroviario de Gijón que, para mi y para el Principado, pasa por el desarrollo de las cercanías.

–¿Qué tiene de bueno remodelar Sanz Crespo?

–No es una remodelación. Por la magnitud y la envergadura de la operación es una nueva estación. Sanz Crespo nos permite que la estación de cercanías, que financia Adif, pueda tener el proyecto en 2023. Soterrada y en la actual traza ferroviaria con lo cual no hace falta siguiera una declaración de impacto ambiental nueva. Acelera plazos. Se podría compatibilizar la puesta en servicio del metrotrén lo antes posible con que la larga distancia siga llegando a una playa de vías donde hay andenes, vías y catenarias que se pueden reutilizar. Y también se puede reutilizar parte del edificio. La primera actuación se calcula en unos 9 millones.

La centralidad del plan de vías de Gijón la va a dar la red de siete estaciones de cercanías

decoration

–¿Para qué darían?

–Por una parte habría que ver las actuaciones a realizar en la playa de vías y por otra adecuar el actual edificio terminal para que pueda recibir las cercanías soterradas y la larga distancia. Tenemos el ejemplo de León que también contaba con un proyecto de envergadura mayor de la construida pero se optimizaron recursos que ya se tenían. Cualquier coste que se pueda reducir, dentro de lo racional y no haciendo un proyecto peor, adelgaza las cuantías a pagar por las administraciones, que es lo que va a tener que pagar cada ciudadano.

–Dice que el convenio sobre el Museo se firmó sin un estudio, pero ahora se habla en positivo de Sanz Crespo sin ningún dato más allá de la estimación de un ahorro de 90 millones. ¿Más castillos en el aire?

–Por eso la primera premisa es estudiar la viabilidad de Sanz Crespo. Sabemos que hay una opción viable en Moreda y ahora tenemos que ver si la adecuación de Sanz Crespo cumple con todos los parámetros. Ver si ese ahorro de 90 millones es plausible cumpliendo todos los requisitos necesarios. Los cronogramas de ambas opciones son casi paralelos pero Sanz Crespo nos permitiría poner en servicio las cercanías mucho más rápido.

–El Ministerio solo ha estudiado en su propuesta de Sanz Crespo la parte del tren. ¿La parte de la estación de autobuses está perfilada?

–Tanto la opción de Moreda como la de Sanz Crespo pasan por integrar los autobuses. En el proyecto de Moreda probablemente tenga cabida adecuar la estación de autobuses a las condiciones económicas actuales. Igual que el propio proyecto de Moreda, que ya tiene una rebaja sobre el inicial. Estamos hablando de dos proyectos similares en el mismo ámbito. La estación en Sanz Crespo no deja de ser una traslación de la de Moreda que, a priori, nos permite poner cercanías en servicio más rápido y reutilizar también la playa de vías.

–¿Plazos?

–Hay algunos orientativos, en ambos casos podrían estar los proyectos a finales de 2023 para que se pueda licitar a lo largo de 2024.

–Después de tantos años va a ser difícil que los gijoneses se crean esas fechas. U otras.

–Entiendo el hartazgo de la ciudadanía; probablemente porque veo en la estación de Gijón un reflejo de la Variante de Pajares. Un proyecto que tuvo condicionantes técnicos cuantificables a la hora de los retrasos, porque fue de los más complejos de Europa, pero también retrasos por cambios políticos. Sí, claro que entiendo la incredulidad de la ciudadanía, que se pueda pensar que esto es una nueva patada hacia adelante. Al contrario, después del debate de aquí y allá, ahora tenemos un cronograma de actuaciones, una declaración de impacto ambiental que podemos aprovechar y una posibilidad de utilizar las trazas ferroviarias actuales para poner en marcha las cercanías, que es la obsesión que tenemos. Necesitamos poner el túnel a funcionar para que los ciudadanos se puedan beneficiar ya de las ventajas de una movilidad de este siglo.

Jorge García, en la redacción de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón. Ángel González

–¿Esto como se paga?

–Adif nos dijo que el Banco Europeo de Inversiones no veía la financiación posible, pero estamos a la espera de que nos mande la documentación. Hay que ver todos los mecanismos. Presentar al BEI un nuevo proyecto con otras características que lo hagan más asumible, tirar de fondos europeos o de otras opciones de préstamo. Tenemos que sentarnos todos en Gijón al Norte y poner sobre la mesa un programa estable de financiación.

–¿Contando con las plusvalías sí o sí?

–Por descontado, las plusvalías urbanísticas de los terrenos estaban en la hoja de ruta anterior y tienen que seguir estando.

–¿Plaza de Europa y Hospital de Cabueñes serán las grandes protagonistas de esa red de siete estaciones?

–Su singularidad será la de tener un mayor volumen de usuarios. Tenemos un espejo en Oviedo donde Llamaquique en días laborales tiene más tráficos que la estación de Uría.

–¿Plaza de Europa será la estación del centro de Gijón?

–Plaza de Europa cogería una gran parte de la masa crítica de viajeros pero no obviemos que la estación de El Bibio será a la que tienda todo El Coto y La Arena. Y eso es lo importante del metrotrén: crear un nuevo uso del tren y del transporte público de personas que hasta ahora dependían del transporte privado. Por eso mi machaque con que son las cercanías y el metrotrén el proyecto a poner en marcha cuanto antes. Va a cambiar la movilidad de los gijoneses. Una persona que este en La Calzada y tenga que ir al hospital de Cabueñes probablemente vaya en tren y no en coche porque irá más rápido.

Entiendo que se pueda pensar que es una nueva patada hacia adelante, pero al contrario

decoration

–¿Cómo van a convencer a las empresas de autobuses? Alsa no parece muy de acuerdo con cualquier ubicación que la aleje de donde está.

–Hay que tener en cuenta dos puntos importantes. La red de transporte interurbano es competencia del Consorcio de Transportes. Alsa es una concesionaria y en unos dos años sacaremos las concesiones y el mapa de concesiones puede cambiar. Además, a día de hoy el sistema de transporte metropolitano se basa mucho en el origen-destino, los que vemos con el cartel de directo. Estamos trabajando en un cambio de las rutas. No tiene sentido que tengan un único origen y un único destino. Pasarán a tener un recorrido a lo largo de las ciudades y podremos tener una ruta Oviedo-Gijón que salga desde el Cristo, pase por la estación de autobuses de Oviedo, incluso haga parada en el HUCA y continúe hasta Gijón, donde volverá a tener una serie de paradas. ¿Qué iría a la intermodal? Pues además de tener paradas los autobuses urbanos e interurbanos irían las líneas de largo radio. Y para alguien de La Calzada que quiera coger el tren para ir a Madrid no le afecta que la estación esté en el Museo del Ferrocarril, en Moreda o en Sanz Crespo. A quien viva en Mareo, lo mismo.

–¿Llegará la alta velocidad a esa estación de Gijón? ¿Esté donde esté?

–La alta velocidad llegará a Gijón y llegará a esa estación. Si no hay ningún impedimento técnico las obras de la Variante estarán acabadas a finales de año, luego empezarán las pruebas. La alta velocidad llegará a Asturias y llegará a Oviedo y a Gijón. Y no serán solamente los Alvia. Las estimaciones con la apertura de la Variante fijan tres horas de Oviedo a Madrid. Unas tres horas y veinte desde Gijón.

–¿Cuándo hay que tomar la decisión final sobre la ubicación de la intermodal para que arranque la maquinaria?

–Sea Moreda o Sanz Crespo todo pasa por desistir del actual convenio y hacer otro. Una vez que tengamos una certeza técnica se reunirá el consejo de Gijón al Norte para tomar decisiones. El nuevo convenio habría que hacerlo en el mínimo tiempo posible.

–La sensación es que el Ministerio prefiere Sanz Crespo.

–A priori lo presentado cumple con las expectativas pero sin el análisis técnico no se puede dar una respuesta en firme. No es solo lo que quiera el Ministerio. Tiene que ser una decisión tomada en Gijón al Norte donde estamos las tres administraciones.

Compartir el artículo

stats