Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Grupo plantea usar presas hinchables para reducir la contaminación del Piles

La entidad pide sustituir los azudes de hormigón por otros de goma que automatizan el paso del agua: “No hay motivos para eliminar el anillo”

Por la izquierda, Jesús Fernández Testón, Cosme García y Aurelio Martín, con los grupistas Antonio Corripio, Jesús Martínez y Asunción Cámara (de espaldas).

Por la izquierda, Jesús Fernández Testón, Cosme García y Aurelio Martín, con los grupistas Antonio Corripio, Jesús Martínez y Asunción Cámara (de espaldas). Marcos León

Derribar los actuales azudes de hormigón y metal que acotan el anillo navegable e instalar, a cambio, unas presas inflables que, deshinchadas, quedarían casi en el lecho y permitirían el paso natural del agua. Esta es la propuesta que el Grupo Covadonga presentará el mes que viene al Ayuntamiento como “solución intermedia y viable” a la polémica sobre el uso deportivo del río Piles. Ayer, parte de la directiva de la entidad sociodeportiva se reunió con el concejal de Medio Ambiente, Aurelio Martín, el director general de Medio Ambiente y Movilidad, Cosme García, y el jefe del servicio de Calidad y Vigilancia Ambiental, Jesús Fernández Testón. Y el encuentro, a juicio del presidente grupista, Antonio Corripio, les permite ser “optimistas”, porque la solución que ellos plantean “cumple a rajatabla” con las recomendaciones del informe de la Universidad de Oviedo sobre contaminación en el río, presentado por el gobierno local hace dos días y propone “una alternativa viable” a otro documento de la Politécnica de Madrid, que aboga por eliminar el anillo.

La idea de las compuertas hinchables empezó a estudiarse “en serio” el mes pasado, cuando Asunción Cámara, miembro de la junta directiva del Grupo y directora de la Escuela Politécnica de Mieres, solicitó información a una de las pocas empresas que ofrecen estas compuertas, una ingeniería con sede en el País Vasco llamada Spare. Cámara, junto al director general del Grupo, Jesús Martínez, acompañó ayer a Corripio en la reunión con Martín. “Creemos que esta estructura puede ser una solución que permite compatibilizar la restauración ambiental con el uso recreativo y deportivo del anillo. Hay diversos mecanismos, pero sustituir los azudes por pequeñas presas inflables parece la opción más flexible”, concretó Cámara. Y explicó que estas compuertas podrían compaginarse con la renaturalización de las orillas, “porque se adaptan a bordes sinuosos”, y con la necesidad de evitar estancamientos de agua. “Todos tenemos que ceder y sabemos que no podremos practicar piragüismo todos los días del año. Estos azudes, que se pueden activar de forma automática, son casi imperceptibles cuando están desinfladas, así que ese estancamiento por los 30 centímetros de altura de los azudes de hormigón que tenemos ahora ya no existiría”, aseguró. “Eso, junto a las mediciones periódicas del agua para poder dejar pasar la corriente si se detecta alguna subida de temperatura o cualquier otro factor de riesgo, ya garantizaría mantener la calidad del agua sin cerrar el anillo. Nosotros tampoco queremos que nuestros niños naveguen si hay problemas en el cauce”, añadió.

Corripio espera terminar este mismo mes el diseño de esta propuesta, que se incluirá en un informe técnico que la entidad presentará –junto a su propio resumen de los estudios de la Universidad de Oviedo y la Politécnica de Madrid– el mes que viene, que es cuando Martín prevé convocar el consejo sectorial de Medio Ambiente para decidir sobre el anillo. A juicio del presidente del club, todos los informes presentados hasta ahora son “complementarios” con su postura. Es el caso del elaborado por la Universidad de Oviedo, que alerta de la presencia de cianobacterias en el anillo y las lagunas de Isabel la Católica y recomienda evitar el estancamiento de aguas, hay más concordancia. “Lo suscribimos por completo porque en ningún momento se habla de tener que eliminar el anillo. Los niveles de cianobacterias son demasiado bajos como para suponer un problema para la salud”, dijo.

Sobre el de la Politécnica, que pide eliminar el tramo navegable para renaturalizar el río, Corripio entiende que su propuesta es “parcial” por no tener en cuenta “qué supone el anillo para Gijón”, aunque no duda de la “competencia” de los investigadores madrileños. “Les faltan datos y nosotros queremos ayudar. Con las compuertas hinchables no habría ni un solo motivo para eliminar el anillo. Hay que evitar el agua estancada y esta es una solución intermedia, sobre todo, porque el problema del río son los vertidos contaminantes. Si el agua bajase limpia no habría problemas”, dijo. Martín y la alcaldesa, Ana González explicaron que esperarán al citado consejo sectorial para tomar una decisión.

La Federación de Piragüismo apoyará la propuesta del Grupo

La Federación del Piragüismo de Asturias sigue defendiendo la postura del Grupo Covadonga y el informe presentado en septiembre por Francisco Pellicer, que aboga por la compatibilidad de un anillo navegable en el Piles sometiendo sus aguas a controles periódicos y flexibilizando la apertura de compuertas para facilitar el paso del agua. “Quitar el anillo supondría cargarse el piragüismo en Gijón”, asevera Miguel Gallo, único candidato a presidir la federación en las elecciones previstas para hoy. “Toda la Federación, cualquier piragüista, sabe de la importancia de este anillo. Estamos con el Grupo”, añade.

Las familias de niños que usan el anillo: “Es vital mantenerlo”

“El anillo es vital que se mantenga para que los chavales sigan practicando deporte. Siendo que el Ayuntamiento no está teniendo en la repercusión que su cierre”. Eso opina Cristina Olaguibel, de la asociación de familias de niños que practican piragüismo en las instalaciones del Grupo, que recuerda que “el deporte, por evitar el sedentarismo, también es cuestión de salud”. Entiende la responsable que el equipo de gobierno debe atender a las alternativas que plantea la entidad deportiva, porque “se puede llegar a una solución intermedia que favorezca el paso del agua” sin necesidad de suprimir por completo el tramo navegable. “Ahora las familias vamos a Trasona y es complicado conciliar”, asegura.

Los vecinos de La Guía urgen acuerdos

“La contaminación del Piles la padecemos todos, pero lo ideal sería una solución que permita mantener el anillo. Hay que llegar a acuerdos”, dice el líder vecinal de La Guía, Paulino Tuñón, que espera que la mejora del río solucione también “el problema de desagües”.

Compartir el artículo

stats