DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El carril bus en el eje Gran Capitán-Brasil levanta recelos: “No hay necesidad”

“El traslado de los aparcamientos perjudicará a los negocios porque los clientes pararán lejos”, lamentan vecinos y comerciantes

Enrique Albuerne, ayer, en el escaparate de su floristería ubicada en la calle Brasil.

Enrique Albuerne, ayer, en el escaparate de su floristería ubicada en la calle Brasil. Ángel González

“El problema de la calle son los negocios que están cerrando, no el paso de tres líneas de autobús”. Los comerciantes y vecinos de las calles Brasil y Gran Capitán, en La Calzada, recelan del nuevo carril bus que el gobierno local quiere tener listo para el verano por la pérdida de aparcamientos que provocará en la zona (se pretenden compensar en las calles Martín y Federica Montseny). “Esto no es Madrid, me parece un despropósito y una tontería más a la que no le veo la necesidad porque los autobuses, que pasan cada mucho, tienen problemas puntuales”, criticaba ayer Enrique Albuerne, dueño de una floristería.

La necesidad real de los vecinos de este eje comercial en el corazón de la zona Oeste, vuelven a incidir, es ganar zonas de aparcamiento. “Aquí te puedes pasar más de media hora intentando encontrar un hueco, aunque vengas a primera hora”, apuntaba Ramón Barredo, comerciante del tramo inicial de Gran Capitán. “Esto va a ser muy malo para todos los negocios, lo vamos a notar mucho porque ya cada día todas las plazas de aparcamiento están llenas”, añadía Mohamed Naib, frutero de la misma vía. “Va a ser una hecatombe, especialmente por las tardes, y ni quiero pensar en lo que pasará los fines de semana, que siempre viene mucha gente de Candás y Carreño a hacer compras a esta zona”, coincidían Manuel Menéndez y Raquel Rodríguez, al frente de una tintorería en la calle Brasil.

Manuel Menéndez y Raquel Rodríguez, en su tintorería de la calle Brasil. Ángel González

La nueva obra, que se prevé iniciar en junio con una duración de mes y medio, obligará a suprimir 83 plazas de aparcamiento en el eje Gran Capitán-Brasil (todas las de la parte izquierda de la vía) y otras 21 en la calle Ruiz, pero, promete el gobierno local, se ganarán 72 en la calle Martín (pasará a ser de sentido único con el cambio) y 52 en Federica Montseny, lo que supone un balance de veinte más. Esas estimaciones no terminan de convencer a los afectados de las calles Brasil y Gran Capitán porque esos estacionamientos les pillan ahora “más lejos” y “perjudicará” a quienes hagan sus compras en ese eje. “Dicen que habrá unas zonas de carga y descarga, pero va a dificultar el día a día”, teme Raquel Rodríguez, preocupada por “todos los negocios que han tenido que cerrar ya en la zona”. Esta obra, lamenta, creen que ahondará en ese mismo problema.

Ramón Barredo, en su tienda de Gran Capitán. Ángel González

“Carga y descarga”

Desde el área de Movilidad se dio cuenta de estas intenciones, adelantadas por LA NUEVA ESPAÑA, a muchos vecinos y comerciantes hace unos días. “Vinieron con unos planos y todo se muy guapo, tanto el carril como las plazas de carga y descarga, pero tememos que esto afecte a los negocios; hay muchas cosas más importantes”, estima Manuel Menéndez. Esas zonas de carga y descarga, que los comerciantes ven “insuficientes”, se ubicarán previsiblemente en la calle Brasil en los cruces con las calles Nicaragua y Oriental. “Todo será acostumbrarse, pero nos tememos lo peor”, incide Menéndez.

El frutero Mohamed Nahib en su negocio de la calle Gran Capitán. Ángel González

Compartir el artículo

stats