El presidente de la Federación de Cofradías de pescadores de Asturias, Adolfo García, reclamó ayer que la pesca artesanal quede excluida de cuotas que limitan las capturas de las distintas especies. Es una de las reivindicaciones del sector en la jornada de huelga que están viviendo hoy las 18 cofradías asturianas contra la futura ley de pesca. La Federación trasladó hoy sus inquietudes a la portavoz del PP en el Junta General del Principado, Teresa Mallada, con quien los representantes de los pescadores mantuvieron un encuentro a primera hora de la tarde de hoy en la sede de la Federación, en El Musel.

“Somos una flota con barcos de pequeña eslora, y que hacemos una pesca sostenible que no daña al medio marino y por eso entendemos que tenemos que tener un rendimiento económico para ir a la mar, queremos que nos den esa capacidad de rendimiento y con estas cuotas y este modelo de gestión no podemos”, señaló Adolfo García, quien recordó que desde hace siete años el sector viene denunciando que la cuota de xarda para Asturias es insuficiente, habiendo un agravio comparativo con otras comunidades, poniendo también el acento en las cuotas en otras especies, como la merluza. Adolfo García considera que en la situación actual "es muy difícil para un armador asturiano planificar un año y de seguir así esta situación estamos abocados a la desaparición”.

El presidente de la Federación de Cofradías apuntó que el seguimiento de la huelga es total, con un cien por ciento de la flota de bajura asturiana amarrada hoy.

Adolfo García cuestionó que haya dispositivos de geolocalización para los barcos de bajura, donde “el patrón es también marinero” y además trabajar con esos equipos nuevos es difícil para personas que están al final de su carrera profesional, a lo que hay que añadir que tienen un coste de mantenimiento anual de unos 1.500 euros por embarcación. También está en contra de la instalación de cámaras en los barcos ya que “nuestra casa es el barco, y en casa de uno a nadie le gusta que le pongan cámaras; existe Gran Hermano y demás, pero los pescadores no queremos eso”.

La Federación también denuncia la “presión inspectora brutal” que a su juicio hay en Asturias, mucho mayor que en otras autonomías “y a día de hoy nos estamos sintiendo delincuentes, no pescadores y estamos hartos”, labor inspectora que depende de la Secretaría General de Pesca del Ministerio.

Mañana los patrones mayores mantendrán una reunión en la Federación de Cofradías para decidir si prolongan la huelga, apuntando que de no ser por la situación sanitaria actual “a lo mejor estaríamos un mes parados, porque ya no tenemos nada que perder; o nos lo arreglan o estamos abocados a la desaparición”.

Por su parte, Teresa Mallada anunció que hoy mismo va a solicitar una reunión al presidente del Principado, Adrián Barbón y que también promoverá la acción conjunta de todos los grupos políticos del parlamento regional, para hacer fuerza ante Madrid para que la futura ley de pesca se amolde a las necesidades del sector extractivo asturiano para no desaparcer. “Si no vamos todos de la mano para que tenga el peso que necesita en esta nueva ley de pesca, estaremos perdiendo a nuestro sector pesquero, que agonizará”, señaló la portavoz del PP en la Junta General del Principado, que acudió a la reunión acompañada por su portavoz adjunto, Pablo González.