La adjudicación por parte de la empresa municipal Divertia a la firma MagmaCultura del contrato para el servicio de información turística de temporada de Gijón por 438.506 euros –cifra total incluidas las posibles prórrogas con lo que su duración sería de cuatro años– levantó ayer una enorme bronca política en el Ayuntamiento. Que la firma que finalmente consiguió el contrato hubiera sido excluida en un momento del proceso por no haber presentado toda la documentación y recuperada tras achacarse el problema a un error informático, y que de esa empresa hubiera sido directora territorial entre los años 2012 y 2015 quien es ahora gerente de Divertia y fuera concejala del PSOE, Lara Martínez, son los motivos de las dudas de la oposición municipal.

Cuatro de esos partidos –Ciudadanos, Foro, PP y Vox– ya han tramitado iniciativas tanto en el ámbito de Divertia como en el Ayuntamiento exigiendo el máximo detalle de la operación y acceso a todo el expediente para garantizar que no hubo ninguna irregularidad en el proceso. “Queremos saber si se ha realizado conforme a la ley, en toda contratación pública deben regir los principios de transparencia y cumplimiento de plazos y requisitos”, concretó Ana Isabel Menéndez, de Ciudadanos. Jesús Martínez Salvador, de Foro , adelantó que “debido a la vinculación entre la empresa ganadora y la condición de extrabajadora de la misma de la gerente de Divertia, estamos estudiando también solicitar un informe jurídico sobre la posible incompatibilidad”.

Al tiempo que estos cuatro partidos formalizaban sus iniciativas de cara a la próxima comisión de Servicios y Derechos Sociales, Lara Martínez remitía una carta a todos los consejeros de Divertia explicando el procedimiento de contratación. Incluido que había renunciado a participar en él pese a que su relación laboral con MagmaCultura acabó hace más de seis años y la ley solo fija la obligación de hacerlo si esa relación tuvo lugar en los dos últimos años antes de la licitación. Las valoraciones sobre las ofertas fueron realizadas por la técnica responsable de información turística.

También explica la gerente de Divertia que fue una decisión de la secretaria del consejo, y del Pleno municipal, Inmaculada Fernández Gancedo, dar un nuevo plazo de subsanación de errores a MagmaCultura después de que la empresa justificara que había enviado correctamente y en tiempo toda la documentación requerida aunque a Divertia no le constara como recibida, algo que se achaca a que el tamaño del envío superaba la capacidad de los correos de la empresa municipal y, por eso, se bloqueó. Fernández Gancedo estimó preferible darles tres días más que arriesgarse a un recurso por exclusión de la empresa ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, que posiblemente fuera estimado. “Es más que evidente la pulcritud y el rigor del procedimiento, como no podía ser de otra manera”, sentencia Martínez en esa carta que remitió a los consejeros.