Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fabada y arroz con leche en Casa Gerardo, así fue la llegada del Oscar de Garci a Astruias

Garci celebró el inicio del rodaje con un homenaje en Casa Gerardo y volvió dos años después con el Oscar en la mano: “Fue un orgullo darle de comer”, afirma Pedro Morán

José Luis Garci junto a Pedro Morán, sujetando los dos el Oscar por “Volver a empezar” en Casa Gerardo en 1983. Juan Plaza

Casa Gerardo tiene una fabada de cine. Y no solo por su receta, que ha ido pasando de generación en generación desde hace más de cien años, sino porque el plato tiene reservado un pequeño hueco en la historia del séptimo arte en España. Y todo gracias a José Luis Garci, que comenzó el rodaje de “Volver a Empezar” metiéndose entre pecho y espalda una buena fabada en Prendes y volvería a repetir homenaje un año y medio después, ya con el preciado Oscar bajo el regazo.

Esa última cita fue el 17 de abril de 1983, en una comida con la directiva del Sporting, presidido entonces por Manuel Vega-Arango, en el día en que la estatuilla dorada hizo escala en Asturias y en Gijón. Pedro Morán Quirós, la cuarta generación de la saga familiar que regenta el emblemático Casa Gerardo desde 1882, fue el maestro de ceremonias de aquella cita. “Fue un orgullo dar de comer a un personaje del calibre de Garci”, relata el cocinero, unido al cineasta por una larga amistad.

La cronología que desemboca en esa cita es la que sigue. Garci comenzó el rodaje de “Volver a Empezar” en octubre de 1981 y estrenó primero en Gijón y Oviedo, en marzo del año siguiente. Se llevó el máximo galardón que concede el mundo del celuloide el 11 de abril de 1983. Ganaron el Oscar en esa gala a la mejor interpretación Ben Kingsley y Meryl Streep por sus papeles en “Ghandi” y “La Decisión de Sophie”. También participó Spielberg, con “E.T., el Extraterrestre”, que se llevó cuatro Oscars. Quedó por detrás de “Ghandi”, que arrasó con ocho de los 11 galardones a los que aspiraba, entre ellos el de mejor película.

Garci subió al estrado con americana blanca y pajarita negra, a juego con su tupida barba. Dio un escueto discurso y a los seis días puso rumbo a Asturias con el primer Oscar que ganaba una producción española. Paralelamente, cabe señalar que el cineasta no era un profano de Casa Gerardo. De hecho, fue en varias ocasiones, prácticamente cada vez que un rodaje le llevaba al Principado. La casa de comida de Prendes, en el concejo de Carreño, se la descubrió en parte el Sporting, ya que por la época el director tenía muy buena relación con Vega-Arango y con el añorado gerente rojiblanco, José Manuel Fernández. “Vino varias veces. Además, todas las comidas de la directiva del Sporting se hacían en el restaurante”, puntualiza Morán Quirós.

Aquel 17 de abril, Garci pisaría el césped de El Molinón para ofrecer el Oscar a todo el sportinguismo. La casualidad quiso que sobre el terreno de juego se enfrentaran el Sporting y el Atlético de Madrid, los dos equipos de Garci, que el director ya había filmado previamente en la cinta protagonizada por Antonio Ferrandis. “Ha pasado mucho tiempo, pero comieron fabada y arroz con leche. Eso seguro. Garci presidió la mesa y estaba la directiva del Sporting del momento”, recuerda el cocinero.

Casa Gerardo no solo es uno de los restaurantes más antiguos de España, sino que tiene el honor de haber dado de comer a algunos de los paladares más ilustres del país. Felipe González, Adolfo Suárez, el Rey Juan Carlos I o su padre, Juan de Borbón, a la sazón conde de Barcelona, se dejaron seducir por la fabada de la insigne casa de comidas asturianas. Sin embargo, a Pedro Morán las visitas de Garci siempre le hicieron especial ilusión. Y esa en concreto más. Guarda dos recuerdos indelebles. El primero, una foto con el Oscar, y el segundo, una dedicatoria del director de su puño y letra que hace entrar al restaurante en la historia del cine.

¿Y qué le parece a Pedro Morán “Volver a Empezar”? Pues, aunque reconoce que a él le gustó más “El Crack”, protagonizada por Alfredo Landa y de cuyo estreno se cumplen también este año cuatro décadas, el chef no puede ocultar que la cinta de Ferrandis tiene un significado especial. “Es una película muy agradable y lo mejor de todo es que tiene a Asturias y al Sporting como protagonistas”, zanja Morán Quirós, que junto a su hijo Marcos, regenta un restaurante de cine.

La dedicatoria que Garci dejó en el libro de firmas del restaurante.. Juan Plaza

Un día “inolvidable”, para el director de cine

Una de las joyas que Pedro Morán conserva en Casa Gerardo, además de una fotografía con el premio Oscar de “Volver a empezar” es la dedicatoria que José Luis Garci dejó en el libro de firmas del restaurante. Un texto escrito a mano, con bolígrafo y que deja constancia del vínculo entre el establecimiento hostelero y la oscarizada película española rodada en Gijón. ¿Cuáles fueron las sensaciones que Garci dejó para la posteridad? “En Casa Prendes, un día de octubre del 81 empezamos el rodaje de ‘Volver a Empezar’. El rodaje se inició aquí, con una fabada inolvidable. Ahora, un año y medio después tenemos el Oscar. Y la comida ha sido de nuevo fantástica, luego el Oscar también es para Prendes”. Morán guarda esas palabras en lugar destacado.

Compartir el artículo

stats