Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ignacio Alvargonzález | Presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades Penitenciales de Gijón

Ignacio Alvargonzález: “Los cofrades echamos de menos el calor de la calle”

“Espero que se normalice la situación para la próxima Semana Santa; tres años sin poder salir no sería fácil de superar”

Ignacio Alvargonzález, ayer, en el paseo del Muro, cerca de San Pedro.

Ignacio Alvargonzález, ayer, en el paseo del Muro, cerca de San Pedro. Juan Plaza

Ignacio Alvargonzález es el presidente de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades Penitenciales de la Semana Santa de Gijón y hermano mayor de la Cofradía de la Santa Misericordia. La pandemia ha hecho que, por segundo año, Gijón se quedara sin procesiones, aunque al menos este año han podido llevar a cabo distintos actos en San Pedro y San José.

–¿Cuál es el balance de la Semana Santa?

–Agridulce. Por un lado, todas las semanas santas, y esta también, son un canto a la vida y a la esperanza. Desde un punto de vista trascendente lo hemos vivido con la misma intensidad y con el mismo fervor que siempre, aunque no hayamos podido salir a la calle y también estamos contentos porque los actos que hicimos se desarrollaron con dignidad y con una asistencia que, dentro de los límites que tenemos, tampoco fue mala. La parte agria es que la Semana Santa de Gijón, como en toda España, es una fiesta de los sentidos que requiere calle y multitudes. Eso ha faltado y se echa de menos, más con el buen tiempo que ha habido, que no es habitual.

–Este año han difundido actos a través de redes sociales.

–Los que organizamos en San José y San Pedro, a través Youtube, con un seguimiento bastante grande, pero la cercanía y el estar a pie de calle es muy diferente. No lo suple.

–Realmente, la sociedad lleva un año de penitencia.

–Es verdad, creyentes y no creyentes estamos todos cansados de esta situación, desanimados un poco y queremos todos es que esto se supere lo antes posible aunque todavía no se vea el final. Tenemos que resistir y tener paciencia.

–¿Cómo ayuda la fe?

–Sí nos ayuda en el sentido de no caer tanto en el desánimo, de ver que a ese sacrificio le podemos dar un cierto sentido desde el punto de vista de la fe. Hay una frase de San Pablo que viene muy al caso, que dice que “para los que creen en Dios todo sirve para bien”.

–¿Confía en que el año que viene pueda haber procesiones?

–Esperemos que sí, si las vacunaciones avanzan al ritmo previsto. Tres años sin poder salir no iba a ser fácil de superar una vez que se normalicen las cosas.

–¿Por qué con el seguimiento que tienen las procesiones, en Gijón hay menos cofrades que en otros sitios de España?

–Pasa en Gijón y en casi toda Asturias, no sé si tiene que ver con el carácter de los asturianos, muy dados a participar en casi cualquier cosa que se organice en la calle, pero menos dados a implicarnos, no sólo en las cofradías, si no en cualquier tipo de realidad asociativa. En la calle sentimos mucho calor, pero el paso que queda por dar una mayor implicación en la vida de las cofradías. En Gijón ahora somos 500 entre las tres cofradías.

–¿Cómo hacer cantera?

–Estamos haciendo intentos a través de las parroquias. En San Pedro se está haciendo algo a través de los niños de las catequesis y una pequeña cofradía infantil con el Niño Jesús del Remedio.

–¿Qué tal como pregonero en la Semana Santa de Oviedo?

–Muy bien. El Alcalde de Oviedo propuso en el acto promocionar la Semana Santa a nivel regional como atractivo turístico. En ese sentido creo que no tiene que haber ningún localismo y promover nuestras tradiciones para atraer a gente de fuera durante estas fechas. Hay bastante por hacer, tanto desde la administración regional como las municipales. En otras comunidades autónomas nos llevan mucha ventaja en ese sentido.

Compartir el artículo

stats