Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de la Pecuaria “debe respetar el entorno” de la Laboral, avisa la oposición

Los Antiguos Alumnos ven compatible edificar en la zona protegida del complejo, pero “sin causar daños en el paisaje ni en las construcciones”

La Casa de las Maquetas, muy deteriorada, al pie de la Laboral.

La Casa de las Maquetas, muy deteriorada, al pie de la Laboral.

Control, transparencia y respeto por el entorno paisajístico de la Universidad Laboral y su impacto sobre el complejo arquitectónico son las exigencias de los grupos municipales de la oposición de cara a la ampliación del Parque Científico y Tecnológico en la Pecuaria, toda vez que una de las construcciones previstas en el plan –en concreto, en la finca donde se celebran las fiestas de Cabueñes– invade el espacio protegido de este histórico edificio, declarado Bien de Interés Cultural en 2016, tal y como desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA. Esta particularidad obligará al Ayuntamiento de Gijón a contar con el visto bueno de la Consejería de Cultura, pues cualquier actuación en esa parcela implica “una correcta integración con el entorno”.

El desarrollo de ese ámbito de coincidencia entre el espacio tecnológico de la Pecuaria y el área de protección vinculada a la Laboral “tendrá que determinarlo los servicios técnicos de Urbanismo, que de momento están estudiando los borradores que presentaron los equipos redactores”, aseguró ayer la socialista Marina Pineda, portavoz del gobierno local, que ya ha iniciado las conversaciones con el Principado para cumplir con las normas. La oposición municipal avanzó, por su parte, que se mantendrán vigilantes ante cualquier paso.

Desde Ciudadanos, insisten desde hace tiempo en ir más allá, con la elaboración de un plan especial de protección de todo el entorno, recogido en el PGO, que ayude “a mejorarlo y preservarlo adecuadamente, así como poner en valor la imagen del conjunto arquitectónico”. “Hay zonas que se encuentran abandonadas completamente y habría que garantizar un mantenimiento adecuado de todos los espacios verdes que la rodean, además de definir unos criterios homogéneos del mobiliario urbano”, indicó el concejal Rubén Pérez Carcedo.

La nueva edificación en esos terrenos protegidos cuenta con el respaldo de la oposición, pero con matices. “Se puede construir y a la vez respetar el ámbito de protección. Para eso se debe marcar unas pautas desde Patrimonio y el Ayuntamiento seguirlas, pero utilizar la parcela no hace más que aportar valor al conjunto”, subrayó el portavoz de Foro, Jesús Martínez Salvador. “Velemos por el entorno verde y paisajístico en el que se desarrollará la ampliación para que no se convierta en otra ‘terrazona’. Creemos en intervenciones sostenibles, alejada de perturbaciones visuales”, aportó Laura Tuero, de Podemos-Equo.

El mismo control habrá desde el PP, que reclama “un proyecto basado en la transparencia, respeto a la normativa y que sea armónico e integrado con el entorno natural”, en palabras de su portavoz, Alberto López-Asenjo. “Los gijoneses no van a permitir que se dañe el entorno. Pero no solo se debe respetar el espacio protegido, sino que debe contribuir a que el complejo sea declarado Patrimonio de la Humanidad”, avisó Eladio de la Concha, de Voz. Desde la Asociación de Antiguos Alumnos abogaron por que el proyecto en esa parcela sea “racional”. “Debe controlarse, pero la zona está lo suficientemente alejada como para poder edificar una planta sin que perjudique la vista”, destacó Jesús Merino, presidente del colectivo.

La Casa de las Maquetas, camino de la ruina tras décadas de abandono

Camino del derrumbe y tras décadas de abandono. Así se encuentra la Casa de las Maquetas de la Laboral (su nombre se debe a que en una de sus salas estaba la maqueta del complejo de Luis Moya), a los pies del gran edificio por la zona de la fachada sur y próxima al acceso al antiguo convento de las clarisas. Desde principios de siglo, señala el historiador Héctor Blanco, se encuentra vacía y, con el paso de los años, no ha parado de sufrir actos vandálicos que le han provocado un notable deterioro. “Aguanta en pie porque tiene una estructura peculiar, con una gran sala central circular abovedada de ladrillo”, reflexiona Blanco. 

En los últimos años han sido varias las voces, incluidas las del historiador gijonés, que han promovido la recuperación de esta Casa de las Maquetas, que se encuentra también dentro del entorno protegido de la Universidad Laboral. Un ejemplo reciente fue la petición del grupo municipal de Ciudadanos, que instó a acometer labores de mejora y reparación en este inmueble. 

La Casa de las Maquetas está vallada perimetralmente desde hace al menos un par de años. Ahora, con los proyectos de ampliación y mejora del entorno que están sobre la mesa, esas mismas voces vuelven a romper una lanza en favor de este inmueble abandonado desde hace años. 

Compartir el artículo

stats