Vuelco en la vista por los recursos presentados contra la sentencia condenatoria por los incidentes con seguidores del Sporting en el derbi de septiembre de 2017, durante los que seis policías nacionales fueron agredidos. La Sala de lo Civil y Penal del TSJA decidió en la mañana de ayer anular la sentencia a petición de la Liga de Fútbol Profesional mediante un recurso adelantado LA NUEVA ESPAÑA, al entender que la sección octava de la Audiencia cometió un error al no haber instado a las partes a reformular el acuerdo de conformidad al que llegaron 14 de los 15 acusados, condenados por atentado a agente de la autoridad y desórdenes públicos. La Audiencia estimó que una parte de ese acuerdo, la prohibición de entrada a los estadios por espacio de cinco años –la Liga Profesional pedía inicialmente diez años de alejamiento de los campos–, no podía aplicarse en el caso de los condenados por desórdenes públicos, y así lo indicó en el fallo.

Según el magistrado José Ignacio Pérez Villamil, ponente de la sentencia que se dictará respecto a estos recursos, y que adelantó el fallo durante la vista celebrada ayer en Oviedo, la Audiencia vulneró el precepto 783.3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al no dar oportunidad a las partes a reformular el acuerdo de conformidad. Por tanto, se anula la sentencia y se retrotraen las actuaciones para que pueda elaborarse un nuevo acuerdo acorde a la ley. De no haber conformidad, se tendría que proseguir el juicio. La Liga de Fútbol Profesional planteó este recurso al no haberse incluido en la sentencia el punto, importante para ella, de que los acusados no volviesen a entrar en un estadio de fútbol en cinco años.

A la petición de nulidad se adhirió –aunque por razones bien diferentes– el letrado Guillermo Calvo, defensor de Alfonso T. M., condenado a cuatro años y tres meses de prisión, el único que de los quince acusados que decidió jugársela e ir a juicio. Solicitaba en la vista de la mañana de ayer su libre absolución. Tenía previsto presentar un nuevo testimonio que no pudo escucharse en el juicio en la Audiencia, celebrado en octubre del año pasado.

“No hice nada”, aseguraba con vehemencia tras la finalización de la vista. Estaba especialmente molesto por el hecho de tener que volver a comparecer ante la Audiencia en el nuevo juicio. Preveía que, después de la vista ante el TSJA, iba a ser absuelto, pero sus planes se han visto modificados por la decisión de ayer.

En el juicio, aseguró que había ido “a ver el partido y a disfrutar del fútbol”. “Pertenezco a la grada de animación y siempre intento que no haya violencia en el Sporting y evitar problemas. Estaba con unos amigos y un policía se acercó y me pegó un porrazo en la nuca”, dijo. “Solo me protegí de los palos”, añadió. El caso es que hasta seis policías estuvieron de baja por las lesiones y quemaduras sufridas a la llegada del autobús en el que viajaba la plantilla del Real Sporting tras el lanzamiento de vallas, piedras, botellas, sillas, mesas, contenedores y bengalas, según contaron los propios agentes.

Al anularse la sentencia, se le da sin embargo la oportunidad de llegar a un acuerdo como el resto de los acusados o practicar nuevas pruebas en el juicio. Según señaló Pérez Villamil, no será necesario repetir la prueba practicada en el juicio celebrado el pasado octubre en la Audiencia. Este periódico ya informó en el momento de la sentencia de que ésta no recogía el acuerdo firmado exactamente y que este punto generó el recurso de la Liga de Fútbol Profesional, cuyo principal punto de combate son las prohibiciones de acceso a recintos deportivos para los acusados por los duros altercados del derbi.