El informe de la Secretaría General que avala la correcta gestión que Divertia hizo del polémico contrato del servicio de información turística, adelantado por LA NUEVA ESPAÑA, no ha zanjado las dudas que llevaron a Ciudadanos, Foro, PP y Vox a solicitarlo. Más bien al contrario. Entre otras cosas porque el informe de la Secretaría General lo firma su titular, Inmaculada Fernández Gancedo, que también es la asesora de la mesa de contratación de Divertia y, como tal, participó de manera activa en el procedimiento.

Divertia adjudicó el 1 de marzo ese contrato de 438.000 euros a MagmaCultura. El hecho de que esa empresa hubiera sido excluida de la licitación por no presentar la documentación de solvencia técnica y “repescada” luego al considerarse que el incumplimiento era por un error informático ajeno a la licitadora está en la base de las suspicacias de la oposición. Eso, unido a que la actual gerente de Divertia trabajó en esa firma desde 2012 a 2015.

La polémica licitación será motivo de debate hoy en la comisión de Derechos Sociales, donde la oposición ha solicitado más datos. Además del acceso al expediente completo. El informe de la Secretaría General defiende que “no habría sido ajustado a derecho” excluir a la empresa por un error técnico ajeno a su responsabilidad.

Para Ana Isabel Menéndez, de Ciudadanos, no tiene sentido que se asuma que hubo un problema técnico al no llegar a su destino en Divertia el correo electrónico que MagmaCultura envió con la documentación requerida porque pesaba demasiado.

“Para nosotros no se trata de un error informático, sino de un fallo humano. Me atrevería a presumir que cualquier trabajador o trabajadora de Magma es conocedor de que su correo electrónico no soporta más de 44 megas y probablemente por ello solicitó un acuse de recibo que nunca les llegó. No fueron diligentes preocupándose de si la documentación había llegado o no en tiempo y forma. No hubo ni siquiera un fallo humano, sino dos, y pediremos pronunciamiento respecto a si los fallos humanos justifican un nuevo plazo de subsanación. Para nosotros la respuesta es clara: no”, explica la concejala de la formación naranja.

El portavoz forista Jesús Martínez Salvador, que fue presidente de Divertia en el anterior gobierno, reconoce que “el informe emitido por la Secretaría General nos genera aún más dudas de las que ya teníamos” aunque está a la espera de “revisar toda la documentación que hemos requerido. Sin ello resulta difícil poder mostrar una opinión más concreta. “Sorprendente y confuso” encuentra el informe el portavoz del PP. Alberto López-Asenjo habla de “confusión de artículos”, de un intento de “diluir responsabilidades al hablar de la participación de otras instancias en la mesa de contratación” y entiende que lo lógico hubiera sido solicitar opinión a la junta consultiva de contratos públicos “para ver cómo puede ser subsanable algo que no fue presentado (por la documentación).

Eladio de la Concha, de Vox, también está a la espera de más documentación pero, sobre el informe ya emitido asegura que “hubiera sido mejor en aras de la imparcialidad y la transparencia que lo hubiera realizado otra persona porque sorprende que lo realice la misma funcionaria que, como asesora jurídica de Divertia, consideró conveniente admitir la solicitud concediendo un nuevo plazo a la empresa”.