Decenas de familiares y amigos despidieron ayer en la iglesia parroquial de San Lorenzo a Carmen López Sáiz, “Mela”, quien fuera la kiosquera de varias generaciones del histórico negocio ubicado en medio de la Plazuela de San Miguel. “Mela” fue la penúltima titular de un negocio familiar que data de 1901 y que fue reconvertido a establecimiento hostelero en la última década. Nacida en la calle Concepción Arenal, de donde fue vecina de toda la vida salvo por un tiempo que vivió en Dindurra, trabajó en el quiosco desde la década de los setenta hasta el año 2000. Entre el 2000 y hasta el 2010, el puesto lo regentó su hija Eva García. La popular quiosquera falleció a los 85 años por coronavirus. Deja tres hijas: Cheres, Eva y Laura, y cinco nietos. Sus amigos recuerdan su vitalidad al frente de un negocio que fue referencia en uno de los puntos neurálgicos de la ciudad.