DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los clubes sociodeportivos pierden 1.800 socios en plena pandemia

El Grupo y el Santa Olaya, los que más notan la crisis del virus | El Club de Golf ganó 75 carnés y el Chas tuvo más altas

Socios en el Santa Olaya, durante la última jornada electoral.

Socios en el Santa Olaya, durante la última jornada electoral.

El coronavirus también ha golpeado a los clubes sociodeportivos de Gijón. Salvo el Real Club de Golf de Castiello y el Club Hípico Astur, que tuvieron más altas que bajas, el resto de entidades registraron un descenso de abonados. Los más afectados fueron los dos mayores, el Grupo Covadonga y el Santa Olaya, que son los que ofrecen más actividades bajo techo y tienen cuotas de entrada más asequibles. La entidad presidida por Antonio Corripio tuvo 927 bajas definitivas, de las cuales 445 fueron voluntarias, y la de José Enrique Plaza perdió 753 socios. El Club de Tenis, con 72 bajas, y el de Regatas, con cerca de 50, completan la lista. En conjunto, el retroceso es de unos 1.800 socios.

Cada club notó la pandemia de forma diferente. El Grupo experimentó un retroceso en el número de socios por primera vez en cuatro décadas. La situación no es preocupante para Antonio Corripio porque la entidad cuenta con una lista de espera de casi 4.000 personas. “Se notó crecimiento negativo por la falta de altas. Estamos en un proceso de adecuar el número de socios a las instalaciones”, aseguró ayer el dirigente que en su asamblea del 26 abril espera aprobar “medidas a favor” del abonado por la pandemia.

En el Santa Olaya, Plaza anunció una bajada de la cuota de entrada para recuperar sobre todo el público familiar, que es el nicho que más afectado se ha visto por el virus. “La factura social de esta pandemia es algo que nos obliga a tomar medidas para tratar de contrarrestar la pérdida de socios”, aseguró el líder de un club cuya lista de espera es mucho más reducida que la del Grupo.

En otra situación están el Club de Tenis y el de Regatas. Los de Somió tuvieron 72 bajas por 12 altas. De las ausencias, 61 fueron hijos de socios. O sea, aquellos jóvenes cuyos progenitores están ligadas a la institución y que tienen menos de 28 años. Los de Somió tienen hoy 2.500 socios y una cuota de entrada de 5.000 euros. “No fue un mal año, quizás por nuestro perfil de club, pequeño y familiar”, afirmó el presidente, Tito Cueto Felgueroso. Alfredo Alegría, su homólogo en el Club de Regatas, tampoco ha acusado en exceso la pandemia. Tuvieron cerca de medio centenar de bajas, son 4.000 socios con una cuota de entrada de 10.000 euros. “Somos un club de gente de toda la vida”, apuntó.

Por su parte, el Real Club de Golf de Castiello confirmó sus buenos números. Tuvieron 75 socios más que en 2019 y frisan el millar. Han subido la cuota de entrada a 3.000 euros. Por último, el Chas, con 300 socios titulares, cerró el 2020 con más altas que bajas.

Compartir el artículo

stats