Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres cuartas partes de los millones de la renta social se quedaron en 80 comercios

Negocios del centro y La Calzada sumaron los mayores ingresos | Los extremos: de una zapatería con 1.800 ventas a una farmacia con una

Ambiente comercial en la calle Tomás Zarracina.

Ambiente comercial en la calle Tomás Zarracina. Juan Plaza

Facilitar una nueva vía de ingresos al pequeño comercio local se considera la derivada económica positiva que acompaña a la acción social que supone apoyar con ayudas especiales de la Fundación Municipal de Servicios Sociales las compras básicas de las familias más vulnerables de la ciudad. Una doble ventaja que comparten la vieja “renta social” y el actual programa “Mi barrio”, que se puso en marcha a final de año con carácter extraordinario y terminará en dos meses.

Que esos dineros municipales se repartan de manera equitativa entre todos los comercios es otra cosa. En el caso de la renta social –el programa ya completado– se observa que el 72% de la facturación total se concentró en el 24% de los establecimientos participantes. El punto de partida del análisis son los algo más de 6,5 millones facturados en casi 71.000 compras realizadas en 330 negocios de la ciudad entre 2017 y 2020.

Esas compras se vinculan a ocho epígrafes generales. El mayor volumen de ventas, el 45%, se lo llevaron los negocios del área de hogar. Ropa y calzado suman otro 31% de la facturación. En términos económicos, la participación de los comercios en las ventas de la renta social fue muy desigual. El 76% de los negocios facturaron por debajo de los 50.000 euros. Entre 50.000 y 99.000 euros facturaron un 11% de los negocios y el 13% restante incorporó a su caja más de 100.000 euros por esa vía.

El desglose por área permite observan algunos datos llamativos. En las ventas de calzado se contabilizaron 9.661 operaciones por una cuantía global de algo más de 600.000 euros. Participaron 36 locales, 9 de calzada infantil y 21 de calzado mixto. Uno de los establecimientos de esa segunda categoría emitió 1.800 facturas cuando la media por negocio se concretó en 268. Al final, seis de esos comercios facturaron el 50% del total de lo gastado en calzado.

Esa desigualdad se observa también entre los 27 negocios de material deportivo que se adhirieron al programa de renta social. Tres negocios tuvieron una facturación de entre 1.325 y 1.723 compras cuando en otros dos solo se registraron 7 y 9 ventas, respectivamente, con esa tarjeta de compras financiada por Servicios Sociales.

La compra de electrodomésticos, mobiliario básico, equipamiento y reparaciones de la vivienda habitual –todo bajo la categoría de hogar– sumó 2,9 millones en 23.398 operaciones de venta repartidas entre 85 negocios. La media fue de 126 euros por factura y de 275 facturas por establecimiento. La compra de electrodomésticos se llevó 1,2 millones de ese total. Las bases de la convocatoria limitaban a 400 euros el precio por producto y año para electrodomésticos grandes y 100 para los pequeños.

Cien fueron los negocios de ropa que se apuntaron a la renta social y que movilizaron 1,2 millones de euros. Entre 12 comercios facturaron algo más de 450.000 euros, el 36% del total invertido en ropa.

Los 70 establecimientos vinculados a compras en materia de salud facturaron 686.000 euros. La factura media se quedó en 108 euros. Muy por debajo de los 1.169 que facturó un local de la rama de productos auditivos. En cuanto a las farmacias participaron 27 con una facturación media de 19 euros. Entre 6 de esas farmacias se llevaron el 63% del gasto total en su área, que no llegó a los 3.000 euros finalmente. Y una curiosidad en la denominada sección de varios del informe donde se ha colocado a dos únicos negocios: uno de herboristería con 13 facturas por 792 euros y otro de regalos con 52 facturas por 3.300 euros.

En una mirada barrio a barrio también se observa un reparto muy dispar. De esos 6,5 millones de ventas totales a comercios del centro se fueron algo más de 2,2 millones. En La Calzada se movieron cerca de 1,5 millones, en Laviada 893.000 euros y en Pumarín poco más de medio millón de euros. Al otro lado de la balanza están los 43,20 euros de Vega, con una compra en una farmacia o los 8,70 euros de otra farmacia, esta vez en El Natahoyo. El reparto entre los seis distritos en que se organiza Gijón quedó en 3,1 millones para el distrito centro, 708.580 para El Llano, 583.634 en el distrito Este; 1,4 millones en el distrito Oeste, 641.604 en el distrito Sur y 43,20 euros en el distrito rural.

Compartir el artículo

stats