Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias de alumnos, “satisfechas” con la concejala Natalia González en Educación

“Esperamos mantener el diálogo permanente”, subrayan las entidades culturales sobre la llegada de Manuel Ángel Vallina

Niños en un colegio de Gijón. Ángel González

La asunción de las competencias en Educación por parte de la concejala Natalia González, a partir de la flamante remodelación del gobierno local, ha sido bien recibida en la Federación de Madres y Padres (AMPA) de Gijón y Carreño. Así lo pone de manifiesto en su nombre María González Feito. “Estamos satisfechas. Mejor que sea ella, que ya estaba en Bienestar social”, subraya la responsable de las AMPA, convencida de que se establecerá una “buena relación” con la edil. A su juicio, entre los primeros asuntos que debe abordar Natalia González en esta nueva responsabilidad figura “retomar los consejos escolares y las comisiones de comedores”.

Leticia Celorio, cuidadora de las escuelas infantiles municipales y delegada sindical de Usipa, reclama a la nueva concejala de Educación la “vacunación urgente” de las profesionales de estos centros. “Por una negligencia se ha retrasado el proceso y nos hace mucha falta la inmunización frente al covid, ya que trabajamos con niños de hasta tres años que no llevan mascarilla”, subraya.

Por lo que concierne al área de Cultura, las asociaciones más representativas de la ciudad confían en que el nombramiento de Manuel Ángel Vallina como concejal de área permita “seguir con el diálogo permanente” que tenían con su predecesor, Alberto Ferrao. “Esperamos tener una reunión con el nuevo edil para que nos informe de por dónde quiere ir”, señala Luis Rubio, presidente del Ateneo Jovellanos.

Luis Pascual, presidente del Ateneo Obrero, también se dice “a la expectativa” ante el cambio de concejal, tras una experiencia con Ferrao que califica de “muy positiva”. “Pedimos que se nos de cauce de opinión para orientar la cultura en la ciudad”, asegura Pascual, que también espera una reunión con Manuel Ángel Vallina “para que explique cuáles son sus intenciones”.

Desde la Sociedad Cultural Gijonesa, Pedro Roldán desea “toda la suerte del mundo” al nuevo concejal”. A la hora de ponerle “deberes”, subraya la necesidad de “ir recuperando actividades culturales con el final de la pandemia, agilizar el cobro de los convenios e impulsar proyectos tan relevantes para Gijón como el de Tabacalera”.

Por su lado, Arlé Corte, de la Sociedad Cultural Gesto, pide al nuevo edil que trabaje para que los centros municipales empiecen a funcionar con más aforo y que permita colgar obras en la antigua Escuela de Comercio, sede de estas asociaciones.

Compartir el artículo

stats