Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así diseña el Jardín Botánico de Gijón su futuro para ser “un referente en Europa”

El efecto del cambio climático centra las líneas de investigación que impulsará el biólogo Borja Jimenez-Alfaro para el gran jardín de Gijón

Jardín Botánico de Gijón

Jardín Botánico de Gijón

“Hacer del Botánico un referente en España y en Europa”. Este es el ambicioso objetivo que se plantea su nuevo director científico, Borja Jiménez-Alfaro, con un plan de investigación que en los dos próximos años se va a centrar en “conocer mejor el efecto del cambio climático en nuestro entorno”. El biólogo se estrenó ayer en una reunión de la comisión de seguimiento del Jardín, integrada por el Ayuntamiento de Gijón y la Universidad, a la que también asistió Luis Miguel Álvarez, flamante jefe del servicio municipal de Protección y Educación del Medio Natural. Entre sus atribuciones figura la gestión tanto del Jardín Botánico como del parque natural del Monte Deva.

La comisión de ayer, celebrada en el Ayuntamiento, sirvió para aprobar el proyecto científico para el Botánico presentado por Jiménez-Alfaro. Según detalló él mismo, el plan se articula sobre tres líneas fundamentales de trabajo. La primera consiste en el seguimiento fenológico ante el cambio climático de las colecciones de flora que están presentes en el gran jardín municipal. La segunda se centrará en estudios para entender el cambio climático en los Picos de Europa, a fin de detectar aquellas especies que sean más vulnerables a ese fenómeno. La tercera se enfocará en los biomas del Atlántico Norte para su aplicación en el Botánico gijonés. Además, entre los objetivos del nuevo director científico de la instalación también figura “la consolidación y el desarrollo de las infraestructuras de conservación” del equipamiento.

Además de los avances que se puedan obtener desde el punto de vista de la investigación científica, Jiménez-Alfaro aseguró que los visitantes “también van a ir notando mejoras cuando acudan al recinto”.

Conservador

Una vez cubierto el puesto de director científico, el siguiente paso para completar el organigrama es la contratación inminente de un conservador. El perfil que se busca es el de un doctor en Botánica con experiencia.

Otras de las ideas que expuso ayer Jiménez-Alfaro consiste en facilitar que estudiantes universitarios de grado y máster puedan realizar prácticas de empresa en el Jardín Botánico.

Por su lado, Aurelio Martín, concejal de Medio Ambiente, defendió que el Botánico haya dejado de depender de Divertia para pasar a hacerlo directamente de su departamento. A juicio del edil de Izquierda Unida (IU), esta “nueva etapa” va a permitir que “una de las joyas medioambientales del norte de España sea una prioridad”. “En Divertia era una cosa más y para nosotros será la cosa”, explicó Martín tras la reunión de la comisión de seguimiento.

Compartir el artículo

stats