Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ecologistas asumen como propio el plan de la Politécnica para el Piles

Un tramo del anillo navegable del río Piles.

Un tramo del anillo navegable del río Piles.

Francisco Ramos, de Ecologistas en Acción, repasó el proyecto original de su organización para el Piles, en el que, entre otras cuestiones, figuraba la limpieza de las orillas, la retirada de las compuertas que ve “clave para evitar la retención de aguas y sus efectos”, la demolición de hormigones o la instalación de escolleras de piedra. Sin embargo, tras conocer su contenido al detalle, el representante del colectivo ecologista anunció que asume “hasta el último párrafo” la propuesta de la Politécnica de Madrid, en la que no hay sitio para el anillo navegable que pretende mantener el Grupo.

Felipe Lombó Brugos, profesor de Biología y uno de los firmantes del informe de la Universidad de Oviedo, explicó que los estudios llevados a cabo demostraron que se superan los niveles de toxicidad en el anillo navegable y en la laguna del parque de Isabel la Católica, debido al estancamiento del agua. “En el anillo hay concentraciones de microorganismos de cianobacterias asociadas a la producción de diferentes tipos de toxinas”, aseguró. Sobre la incidencia del mar en la limpieza del recorrido piragüístico, señaló que en agosto, con una marea viva de 4,2 metros, el Cantábrico fue capaz de limpiar el anillo y el lecho del río, pero precisó que no hay constancia de que ese fenómeno tenga lugar en condiciones normales. “La liberación de toxinas se produce a principios de otoño, los indicadores indican baja calidad medioambiental del agua, sobre todo en el anillo y la laguna del parque, hay proliferaciones de fitoplacton y riesgo de salud para animales y personas, lo que puede llevar a recomendar que no haya actividades recreativas”, añadió Lombó.

Marta González del Tánago, de la Politécnica de Madrid, destacó que su propuesta para el cauce recoge “actuaciones para disminuir el grado de artificialidad, un desarrollo de restauración pasiva de la vegetación y, por último, el incremento de los servicios ecosistémicos de estos ríos”. “Para la continuidad fluvial es indispensable el transito de sedimentos, hay que retirar las compuertas y la solera de hormigón sobre las que se asientan, recuperar la confluencia natural del Piles y el Peñafrancia, eliminar la isla y el canal que le conecta con el Piles y retirar las escolleras allí donde no son necesarias” añadió la experta, que también abogó por erradicar los muros de hormigón, sustituyéndolas por escolleras. “Mejorar la estética ecológica con la mejora de las sendas fluviales” es otra de sus recomendaciones.

Asunción Cámara, en una segunda intervención, destacó que el Grupo Covadonga defiende “una restauración fluvial compatible con una práctica deportiva de gran trascendencia para la ciudad y que ha dado campeones olímpicos”. Hay que tener muy en cuenta la demanda social”, destacó la profesora y vocal de la entidad. Marcos López, por su parte, insistió en que “los datos conocidos permiten concluir que no hay problemas de cianobacterias en el anillo. Sí las hay, pero no podemos decir que supongan un problema”. Además, destacó que el riesgo sanitario no existe actualmente y que “en todo caso, el anillo presenta posibilidades de manejo de mareas y caudales entrantes”.

Compartir el artículo

stats