DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zúñiga pone el 1 de julio como límite para presentar los carteles de la Feria

“La decisión no depende de la buena voluntad, que la hay, es una cuestión jurídica”, dice Divertia, que espera las normas de Salud

Multitudinaria salida a hombros en El Bibio de Juan José Padilla y Roca Rey en 2018.

Multitudinaria salida a hombros en El Bibio de Juan José Padilla y Roca Rey en 2018. Marcos León

La celebración de la feria taurina de Begoña sería inviable a día de hoy, pues la última resolución del Principado de Asturias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19, publicada el pasado día 9 de abril, mantiene la suspensión de celebrar cualquier espectáculo público en una plaza de toros en Asturias, lo que impediría al empresario Carlos Zúñiga poder llevar a cabo ninguno de los cuatro escenarios que baraja para, al menos, organizar tres corridas de toros en El Bibio, tal y como ayer adelantó LA NUEVA ESPAÑA. ¿Y en agosto? Son varios los meses que aún restan, y desde el área de Salud no se contempla por ahora entrar a valorar esas opciones, pero de su decisión, en cambio, dependen tanto el Ayuntamiento como Circuitos Taurinos para evitar otro año taurino en blanco en la ciudad. El 1 de julio, a más tardar, es la fecha que Zúñiga se da de margen para estructurar o no el ciclo.

El empresario taurino envió a Divertia recientemente cuatro propuestas, que se diferencian entre sí dependiendo del número de espectadores dentro de un coso que cuenta con 9.257 localidades. Sin restricciones de ningún tipo, no habría problemas para cumplir con el contrato vigente (cuatro corridas de toros, una de rejones y una novillada y pagar un canon de 50.000 euros más IVA) e incluso se podrían llevar a cabo tres festejos con un 50% del aforo, reduciendo también a la mitad el dinero que Circuitos Taurinos debe ingresar en las arcas municipales y elevando el precio de las entradas en diez euros. La tercera opción sería un aforo del 70%, dejar el canon en 30.000 euros y subir las localidades ocho euros para organizar tres corridas de toros (una de ellas de rejones) y una novillada. La cuarta opción, con menos del 50% del aforo, haría inviable que El Bibio volviese a celebrar espectáculos taurinos esta temporada.

Las cuatro propuestas ya están siendo estudiadas por el Ayuntamiento, pero más allá de Divertia, pues habría que buscarle encaje legal. “La decisión no depende tanto de Divertia o de la buena voluntad del Ayuntamiento, que la hay, es una cuestión jurídica puesto que alguno de los casos implica modificaciones sustanciales del contrato. Eso sí, lo primero es saber qué restricciones impondrá el Principado, y luego, en base a eso, el empresario debe valorar si le compensa o no”, valoró ayer la gerente de Divertia, Lara Martínez, a preguntas de este periódico.

En Castilla-La Mancha, 75%

En otras comunidades autónomas ya se han celebrado espectáculos taurinos y con distintas normativas. El más permisivo es el gobierno de Castilla La Mancha, liderado por el socialista Emiliano García-Page, que recientemente ha anunciado que se podrán celebrar corridas con un 75% de aforo. Ya el pasado año se permitieron hasta 500 personas por coso sin importar sus dimensiones. En Extremadura, por ejemplo, el ejecutivo del también socialista Guillermo Fernández Vara ha autorizado el 50% de aforo para este sábado en Mérida, una plaza con alrededor de 8.700 localidades y para un festejo con “El Juli”, José María Manzanares y Pablo Aguado. Tanto García-Page como Fernández Vara gobiernan con mayoría absoluta. Más dudas hay en comunidades como Andalucía o en Madrid.

Las peñas taurinas de Asturias, por su parte, temen que las restricciones sanitarias hagan inviable de nuevo celebrar los festejos taurinos. Muchos, de hecho, prefieren esperar al próximo año. “Este año no debería haber toros con las condiciones que hay. Las propuestas me parecen que no deberían tener esas subidas pues los toreros y ganaderos bajaron los cachés”, apuntó Pedro Roldán, de la Peña José Tomás. “Sería mejor que esta feria, con todas esas opciones, pasara de largo y cogiera las dos prórrogas, para en el 2022 y 2023; hacerlo de otra forma sería ruinoso”, aportó, por su parte, Dionisio Montero, de la Peña Astur. “Hay una situación que es la que es, pero no sabes cómo será en agosto, aquí tiene que haber buena voluntad de todo el mundo, Ayuntamiento, empresa, toreros y aficionados...”, reflexionó Maritina Medio, presidenta de la Federación Taurina y de la Peña Miguel Ángel Perera. Unos y otros están a la espera de las normas del Principado para El Bibio.

Compartir el artículo

stats