Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El botones del hotel Asturias en "Volver a empezar: "La película era diferente en su época"

Pablo del Hoyo interpretó a Sabino en la película de Garci y se enteró del premio haciendo la mili

Pablo del Hoyo, junto al director José Luis Garci y el “Oscar”.

Pablo del Hoyo, junto al director José Luis Garci y el “Oscar”.

La de Marlon Brando cuando rechazó recoger el premio en 1973 o la de Adrien Brody cuando le dio un beso de tornillo a Halle Berry en 2002 son algunas de las celebraciones más recordadas de los “Oscar”. Aunque ninguna tan curiosa como la de Pablo del Hoyo, el actor que dio vida a Sabino, el botones del hotel Asturias, en “Volver a empezar”. El actor se enteró de que la película de José Luis Garci ganó la estatuilla en 1983 en la garita del cuartel de Burgos, donde hacía la mili. Lo hizo con un pinganillo escondido en la chaqueta para escuchar el triunfo por la radio. “Me alegré mucho, aunque no tenía con quien celebrarlo. Estaba solo”, ríe el actor cuatro décadas después del rodaje.

Pablo del Hoyo hizo teatro y televisión en su juventud. También interpretó un papel secundario en “El crack”, el homenaje de Garci al cine negro estadounidense con el imperial Alfredo Landa como el inspector Germán Areta. Del Hoyo aparece en la primera secuencia, la del robo a la cafetería que frustra Areta sin mover ni un milímetro de su bigote. Él es uno de los atracados. “Me llamó para esa película, porque iba a haber salido en ‘Viva la clase media’, que dirigía González Sinde y el guión era de Garci. Buscaban un niño, pero había dado el estirón así que me llamó para salir en ‘El crack’”, recuerda del Hoyo.

Eso sí, al madrileño se le conoce más por la voz que por la cara. Lleva siendo uno de los más destacados actores de doblaje del país, con una carrera de más de 40 años. Le ha prestado de forma habitual sus cuerdas vocales a actores como Steve Carell o Ben Stiller y dirige el doblaje de series como “The Walking Dead”, entre otras. “Esta es una profesión muy absorbente. Una vez me dijo el actor que doblaba a John Wayne que en esto o te mueres de hambre o de sueño. Yo de lo segundo, porque todos los días estoy a las ocho en el atril”, resume del Hoyo al teléfono desde Madrid.

Del Hoyo, en la película "Volver a empezar"

Su participación en “Volver a empezar” vino a continuación de “El crack”. “Estaba haciendo una obra de teatro de Antonio Gala y me llamó Garci que me necesitaba inmediatamente”, recuerda el actor. Así que del Hoyo se presentó en Gijón y se alojó durante cerca de dos semanas en el hotel Asturias, junto con el resto del reparto de la cinta, compuesto por Antonio Ferrandis, Encarna Paso, José Bódalo, Agustín González y Marta Fernández-Muro. “Fue cómodo, porque es raro grabar en el mismo sitio en el que te hospedas. Guardo muy buenos recuerdos”, indica.

Su presencia en pantalla es reducida, pero como hizo Marta Fernández-Muro para dar vida a Carolina, la telefonista, Pablo del Hoyo supo darle un carácter propio a Sabino. Si la actriz es recordada por la frase “Hotel Asturias, dígame”, el intérprete dejó huella con una respuesta que da en la cita a Miguel Albajara, el personaje protagonista que da vida Ferrandis. Aquello de “ye lo mismo señor, dólares que pesetes”. “Le puse acento asturiano porque era lo lógico”, analiza.

Del Hoyo, en la actualidad.

Del Hoyo, en la actualidad.

El intérprete tiene hoy 59 años, pero cuando participó en la película acababa de cumplir la mayoría de edad. Guarda una anécdota gloriosa con Agustín González, que en la cinta es el gran Gervasio Losada, el gerente del hotel Asturias. Según relata, en una tarde libre que tuvieron, ambos se fueron al cine –vieron “Excalibur”– y después a tomar una copa por el Gijón de 1981. “Una chica reconoció a Agustín y estuvieron hablando. Pero vino su novio, que había tomado un par de copas, con un ataque de celos y quiso pegarnos. Tuvimos que escapar a la carrera”, ríe del Hoyo. “El caso es que el tipo se presentó al día siguiente en el hotel y creímos que venía a por nosotros, pero solo nos quería pedir perdón”, remata.

Aunque hayan pasado cuatro décadas del rodaje, a Pablo del Hoyo, que es junto a Fernández-Muro, de los pocos actores que aparecen en el film que siguen vivos, la película de Garci le sigue trayendo buenos recuerdos. “Era distinta a lo que se hacía en aquel momento”, apunta. Curiosamente, el padre del Hoyo sale en los créditos de la película, aunque su secuencia no fue incluida en el metraje final. Interpretó a un militar, que al final no aparece en el metraje. La magia del cine quiso que el botones del hotel Asturias se enterase del triunfo en los “Oscar” haciendo la mili.

Compartir el artículo

stats