Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos condenados por maltrato animal tras descrestar con bisturí a 90 gallos

Los procesados, que deberán pagar 1.440 euros de multa, tenían en una finca un recinto destinado a la pelea de estos animales

Intervención de la Guardia Civil por descrestar gallos en una imagen de archivo.

Intervención de la Guardia Civil por descrestar gallos en una imagen de archivo.

Dos personas han sido condenadas en Gijón por un delito leve de maltrato animal tras descrestar con bisturí, cuchillo o tijera y pelar a 90 gallos adultos de la raza combatiente español –utilizados para las peleas de gallos por su actitud de combatir con los de su misma especie– en una explotación ganadera de Carreño propiedad de uno de los implicados. La sentencia del Juzgado de Instrucción número 1 de Gijón, que ambos han recurrido ya en contra del criterio del Ministerio Fiscal, les impone a cada uno de ellos el pago de dos meses de multa a razón de doce euros al día (1.440 euros entre los dos) además de la prohibición para ejercer cualquier oficio, profesión o comercio de animales durante al menos cuatro meses una vez se haga firma la sentencia.

La investigación contra estos dos individuos corrió a cargo del Seprona, de la Guardia Civil de la Comandancia de Gijón, que realizaron dos inspecciones en la finca el mayo y julio del 2019. Los agentes que intervinieron constataron que estos hombres estaban en posesión de un gran número de gallos. Al menos 90, según se recoge en los hechos probados de la sentencia, estaban descrestados y pelados. También se pudo constatar, como recoge la magistrada, que el corte de las crestas de estos animales se había llevado a cabo utilizando bisturíes, cuchillo o tijera.

Clavos en el pico

Las labores permitieron encontrar también en la explotación un “reñidero”, tentadero destinado a la pelea de estos animales. Además de los daños sufridos en sus crestas, “algunos de los gallos tenían heridas recientes, incluso con el pico sujeto por un clavo”, incluye el fallo, que han recurrido los implicados. De hacerse firme, y si no abonan el importe de la multa impuesta, 720 euros para cada uno, serán privados de libertad, un día por cada dos cuotas diarias no satisfechas.

Los delitos de maltrato habitual son cada vez más frecuentes, especialmente por el aumento de avisos ciudadanos ante posibles sospechas. La semana pasada, por ejemplo, fue detenido un ganadero de 22 años fue detenido por este delito, apenas unos días después de ser condenado en Gijón por dejar morir a diez de sus vacas.

Compartir el artículo

stats