Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón luchará por 200 millones de fondos europeos para renovarse como ciudad en 2026

El Ayuntamiento diseña ecomanzanas en El Llano, El Coto y La Calzada, rehabilitaciones integrales en Roces, Cimadevilla y La Camocha y acciones de renaturalización urbana y planes de energías limpias

La Alcaldesa presenta los proyectos de fondos europeos

La Alcaldesa presenta los proyectos de fondos europeos

Una veintena de proyectos que movilizarán alrededor de 200 millones de aquí a 2026 para transformar Gijón. Esa es la propuesta en la que trabaja el Ayuntamiento para optar a los fondos europeos “Next Generation” pensados para convertir la crisis del covid en una oportunidad de futuro. Ya hay seis iniciativas definidas de las que se han presentado lo que se llama manifestación de interés. Todas las propuestas que están sobre la mesa hacen suyos los principios de transición ecológica, transformación digital, cohesión social y del territorio e igualdad entre hombres y mujeres. 

Dentro del paquete de iniciativas con manifestación está la iniciativa, realizada en colaboración público-privada con IMASA y el apoyo de la Fundación del CSIC, para la producción de hidrógeno por un proceso de electrólisis. Su objetivo es generar combustible limpio que se utilizará en los más de 450 vehículos que componen la flota del grupo Ayuntamiento, entre las que se encuentran las empresas de autobuses, agua y limpieza. Además, se estudia volcar ese hidrógeno a la ciudadanía a través de la red de gas natural, para lo que no haría falta un cambio de calderas o de instalaciones.

Para ello, aseguró la Alcaldesa en la presentación de esas acciones, Gijón tiene capacidad para producir esa electricidad limpia a través de algún salto de agua y planta hidroeléctrica y valora producir electricidad limpia con otras fuentes como la energía fotovoltaica. Otro proyecto pasa por el diseño de comunidades de vecinos y barrios que sean distritos de calor para ir transformando la energía sucia en limpia.

En torno a la movilidad, se ha presentado una manifestación de interés para lograr zonas de bajas emisiones con iniciativas como carriles bus, pacificaciones y la puesta en marcha de una red de bicicletas eléctricas y mecánicas con gestión totalmente digital. Otro proyecto tiene por objetivo aumentar la red del internet de las cosas para edificios públicos y calles y crear comunidades energéticas con esta tecnología.

En el lado de las propuestas para las que no se ha presentado manifestación, se encuentran los proyectos para recuperar el espacio público para la convivencia bajo el criterio de que “las ciudades tienen que ser para las personas”.

En este marco se trabaja en alcanzar la “renaturalización urbana” con iniciativas como la siega selectiva, los jardines de lluvia y la plantación de árboles con el sistema “Estocolmo” para que las raíces no afloren a la superficie.

Los corredores verdes, con el objetivo de “verdificar la ciudad”, unirán de manera “amable” sitios de interés especial donde se concentran personas y ejemplo de ello es la actual operación de la avenida del Molinón que une el barrio de La Arena, el Muro de San Lorenzo y El Molinón.

Las “ecomanzanas” buscan transformar entornos “duros en amables” para el encuentro y la convivencia y están previstas en El Llano, El Coto y La Calzada, lugares con menos zonas verdes o de arbolado por habitante que el resto de la ciudad.

Un ejemplo sería la propuesta para El Llano que podría albergar aparcamientos subterráneos, electricidad con origen en energías renovables y gestión neumática de residuos.

La Camocha, Roces y Cimadevilla tendrán proyectos similares a las ecomanzanas con alguna “singularidad” debido a sus características, como el barrio alto donde “tabacalera será un elemento “tractor”. También está prevista una línea de rehabilitación de los edificios públicos de la ciudad, una iniciativa que podría extenderse al ámbito privado a través de una convocatoria pública.

 

Compartir el artículo

stats