Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón busca dar nueva vida a Cimadevilla, Roces y La Camocha con fondos europeos

El Ayuntamiento lucha por lograr 200 millones para la rehabilitación de edificios, energías limpias, generación de hidrógeno y acciones verdes

Ana González, en el salón de recepciones.

Ana González, en el salón de recepciones. Juan Plaza

Si los problemas pueden transformarse en oportunidades, el gran problema del covid puede convertirse en la gran oportunidad de Gijón. Con ese objetivo, el Ayuntamiento avanza en la elaboración de una serie de iniciativas que buscan cambiar la ciudad de aquí a 2026 gracias al dinero que pueda llegar de Europa a través de los fondos de recuperación, transformación y resiliencia “Next Generation”, con Cimadevilla, Roces y La Camocha como zonas de la ciudad más favorecidas para conseguir un impulso, con diferentes planes, varios adelantados por LA NUEVA ESPAÑA. A España se le han preasignado unos 140.000 millones. Gijón lucha por unos 200 en “un cálculo a vuelapluma”, especificaba ayer la Alcaldesa. Hay otras propuestas y otros fondos europeos que podrán ayudar a elevar esa cifra. “Lo que está claro es que va a ser muy reñido. Lógico. El covid lo ha sufrido todo el mundo y la necesidad de avanzar es común”, confesó la regidora socialista Ana González en la presentación pública de la propuesta europea de Gijón.

El Ayuntamiento ya ha formalizado ante los ministerios convocantes, sin compromiso para ninguna de las partes, lo que se denominan manifestaciones de interés. Seis que suman alrededor de 80 millones, en una estimación orientativa. Aquí se incluyen dos actuaciones en materia de movilidad: la implantación de zonas de bajas emisiones, cuya definición se incluye en la recién aprobada ordenanza de movilidad, y la puesta en marcha de un servicio público de alquiler de bicicletas con 114 eléctricas y 152 mecánicas. También hay un bloque de actuaciones que tienen que ver con la descarbonización de Gijón a través del hidrógeno y cuyo origen es una iniciativa de 11,5 millones compartida con Imasa y la Fundación CTIC.

Gijón quiere producir hidrógeno por electrólisis para que, por un lado, sea utilizado por los 450 vehículos que conforman la flota municipal y las de sus empresas de autobuses (Emtusa), aguas (EMA) y limpiezas (Emulsa) y, por otra, pueda llegar a toda la ciudadanía volcando una en la red de gas natural. Todo ello sumaría 30 millones más a esa apuesta local por el hidrógeno al incluir la renovación de parte de esa flota de vehículos municipales. “Queremos producir hidrógeno con energías limpias y para eso estamos estudiando la disponibilidad de saltos de agua, de alguna planta hidroeléctrica o el uso de placas fotovoltaicas”, concretó González en su explicación.

Al millonario contrato de alumbrado inteligente que tiene el Ayuntamiento de Gijón en marcha se vinculan otras actuaciones para las que se busca financiación europea por esa vía. Ello supondría desde utilizar las farolas para desplegar una red de internet de las cosas que facilite todo tipo de datos a generar comunidades energéticas en favor para ahorrar en los consumos pasando por el impulso del uso de las energías renovables en el marco de los procesos de rehabilitación de edificios, sobre todo los públicos que dependen del Ayuntamiento. Entre una y otra operación son 33 millones más a sumar a Gijón.

Menos definidas en lo cuantitativo están las propuestas que el Ayuntamiento tiene en su mesa de trabajo pero que no ha considerado necesario formular como manifestaciones de interés. El objetivo compartido de todas ellas es recuperar el espacio público para los vecinos y cambiar el modelo urbano para favorecer su “humanización” y “verdificación”.

Verde es el color que tiñe las iniciativas de renaturalización y corredores verdes. Renaturalización que supone optar por una siega selectiva menos contaminantes es espacios como puede ser el parque Fluvial o similares, facilitar que crezca la flora de manera natural o generar minibosques con la plantación de árboles, pero también crear jardines de lluvia que permitan reutilizar esa agua para regar o plantar árboles en las calles según el sistema Estocolmo para que las raíces no rompan el pavimento. Gijón quiere mucho más verde. En zonas estanciales entre espacios duros de ciudad como la prevista en la calle Costa Rica de La Calzada, o con corredores verdes entre zonas de gran afluencia como el que ejemplifica la, ya en marcha, reconversión de la avenida del Molinón en paseo.

Propuestas verdes de Gijón para los fondos europeos

Renaturalización y corredores verdes

Ecomanzana

ACTUAL

PROPUESTA

Posible zona de aparcamiento

Equipamientos

Calle Bolivia

Avda. Schulz

Calle

Costa Rica

Avda. El Llano

Propuestas verdes de Gijón

para los fondos europeos

Renaturalización y corredores verdes

ACTUAL

PROPUESTA

Calle Bolivia

Calle

Costa Rica

Ecomanzana

Posible zona de aparcamiento

Equipamientos

Avda. Schulz

Avda. El Llano

Propuestas verdes de Gijón para los fondos europeos

Renaturalización y corredores verdes

Ecomanzana

ACTUAL

PROPUESTA

Posible zona de aparcamiento

Equipamientos

Calle Bolivia

Avda. Schulz

Calle

Costa Rica

Avda. El Llano

Aparcamientos subterráneos en una ecomanzana inicial en El Llano

No sólo peatonalizar y generar más espacios verdes marcan el diseño de las ecomanzanas que el Ayuntamiento quiere experimentar en El Llano, La Calzada y El Coto. El trabajo de análisis se está haciendo en el cuadrante de El Llano que delimitan las avenidas Schulz, avenida del Llano, Gaspar García Laviana y la calle Juan Alvargonzález.

El punto de partida para determinar el espacio de actuación es que sea una zona con una amplia presencia de equipamientos públicos y privados, una zona comercial a potenciar y un espacio verde a ampliar o mejorar. Si la media de Gijón de zona permeable (arbolado y verde) es 19,77 metros cuadrados en El Llano es 1,46, en la Calzada 3,71 y en El Coto se queda en 0,84. En ese cuadrante de El Llano donde se está trabajando de manera inicial ya se han detectado espacios donde ubicar aparcamientos subterráneos que permitan rebajar el protagonismo de los coches en superficie. El plan para las ecomanzanas es, además, generar una recogida neumática de los residuos eliminando contenedores de las calles y el paso de los camiones de Emulsa, generar más zonas verdes y diseñar un nuevo mobiliario urbano.

Hay otros tres proyectos de territorio que hacen suyos los principios de las ecomanzanas pero van algo más allá. Son actuaciones singularizadas en La Camocha, Roces y Cimadevilla. En La Camocha el plan es seguir con la reforma de los patios para convertirlos en zonas verdes estanciales y generar un sistema de aprovechamiento de agua de lluvia pero, además, generar un nuevo parque empresarial centrado en las energías renovables. A sumar al ya comprometido con fondos mineros, que permita al vecindario recuperar esa identidad de barrio productivo que tenía con la mina.

Roces incluye como nota diferenciadora una rehabilitación integral completa de los edificios a los que se une la recuperación de los antiguos depósitos de agua como espacio de uso público. Y en Cimadevilla se busca dar un gran impulso al barrio histórico de la ciudad consolidando y ampliando iniciativas ya definidas como el anillo circulatorio, la plataforma única, la llegada del autobús urbanos, la rehabilitación de viviendas de Vipasa o las apuestas culturales de recuperación de las casamatas, el antiguo refugio y Tabacalera que, además, sería el motor de toda una reordenación de los espacios culturales de la ciudad. Algunos ya en uso y otros a los que habría que dárselo. “Como Litografía Viña, por ejemplo”, recordaba la Alcaldesa. Sin olvidar que el barrio es también eje de la propuesta turística de Gijón. Para estas actuaciones territoriales la Alcaldesa comprometió la participación de los vecinos.

Hay otro paquete de iniciativas que se fijan en la rehabilitación de edificios. Tanto públicos como privados. En ambos casos el eje es conseguir accesibilidad, eficiencia energética y digitalización. El Ayuntamiento está definiendo qué edificios, de los 395 que tiene entre culturales, sociales, administrativos, educativos y deportivos, tienen más prisa por arreglarse. Para los privados, bloques o viviendas unifamiliares, se espera una convocatoria de ayudas públicas de hasta el 100% que permitirán modernizar todo el parque de vivienda de la ciudad. Incluso evitaría que el Ayuntamiento tuviera que recuperar su tradicional convocatoria de ayudas a la rehabilitación. Aunque no hay nada seguro.

Y como todos los proyectos se entrecruzan entre sí, también lo hacen con dos estrategias en las que se trabaja: la del agua y la de residuos que implica, respectivamente, a la EMA y a Emulsa. En el primer caso para avanzar en la red separativa de aguas pluviales y fecales y en los suelos permeables y en el segundo para impulsar la recogida neumática de residuos y el servicio “Reusapp” de economía circular.

Las ideas de Gijón para conseguir dinero de Europa


  • Renaturalización y corredores verde. Con paseos verdes al estilo de la reconvertida avenida del Molinón que conecten zonas de uso pero también espacios estanciales en el casco urbano, minibosque y un sistema de siega selectiva.
  • Rehabilitación de edificios: públicos y privados. En base a los principios de accesibilidad, digitalización y eficiencia energética. Un plan de actuación sobre 395 edificios municipales y una convocatoria de ayudas para bloques y viviendas unifamiliares privadas.
  • Reforma integral de Roces. Incluyendo la rehabilitación de edificios y la conversión en centros de uso público de los viejos depósitos de agua.
  • Ecomanzanas. En El Llano, La Calzada y El Coto con peatonalizaciones, parkings subterráneos y recogida neumática de la basura.
  • Parque empresarial en La Camocha. Centrado en las energías renovables. Y reconversión de los patios de la barriada.,
  • Actuación integral en Cimadevilla. Sumando proyectos de movilidad y de recuperación de espacios culturales.
  • Estrategia del agua. Avanzar en las redes separativas de aguas pluviales y fecales y en los suelos permeables
  • Estrategia de residuos. Con proyectos de recogida neumática de residuos y economía circular .
  • Proyectos de hidrógeno. No solo con la generación de hidrógeno por electrólisis sino con su uso en toda la flota de vehículos del Ayuntamiento, y sus empresas, lo que supondrá su renovación, y su incorporación a la red de gas natural
  • Servicio público de bicicletas. De gestión municipal y que arrancaría con 266 bicis, entre mecánicas y eléctricas
  • Zona de bajas emisiones. Implantación en varias zonas de la ciudad
  • Cambio de modelo energético. Impulsando el uso de energías renovables con cambios de tecnología en los edificios y propuestas de comunidades energéticas
  • Red abierta de internet de las cosas. Aprovechando el contrato en marcha para cambiar todo el sistema de alumbrado de la ciudad y usando las farolas como puntos de recogida de datos. 

Compartir el artículo

stats