DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minas paraliza la cantera de arcilla de NMR en La Espina por intrusión

La firma tiene 160.000 toneladas de carbón bloqueadas y también retrasos en pagos a empresas asturianas, que atribuye a discrepancias comerciales

Un barco de NMR

Un barco de NMR

La Dirección General de Minas del Principado paralizó hace dos meses la actividad de la cantera de arcilla de NMR en La Espina y le ha incoado un expediente por supuesta intrusión en una concesión minera ajena, tras la denuncia interpuesta ante el Principado por Caolines de La Espina, que también ha presentado una querella por los mismos hechos ante un juzgado de Grado.

NMR sostiene que el terreno de la cantera es suyo y que considera que también tiene los derechos de aprovechamiento del mineral, en contra de lo denunciado. La zona de la cantera en litigio habría sido explotada durante meses por NMR, quien en las últimas semanas embarcó dos cargamentos por El Musel sin que el juez, siguiendo el criterio del fiscal, aceptara la petición de los denunciantes para bloquear la entrega al cliente, de manera cautelar. También ha habido inspecciones medioambientales a las dos firmas en conflicto y a una tercera empresa que también extrae arcilla en la misma zona.

No se trata del único frente judicial que tiene NMR, compañía que patrocina al Real Oviedo y que el año pasado movió más de 4 millones de toneladas de carbón por El Musel. Desde finales del año pasado está bloqueado en instalaciones de Ebhisa un cargamento de 160.000 toneladas de carbón ruso, propiedad de una compañía con sede en Suiza, por discrepancias con el precio.

El conflicto se está dilucidando en la Corte Internacional de Arbitraje de Londres, pero la compañía minera intentó llevarse el cargamento como medida cautelar, algo que denegó el Juzgado de Primera Instancia número dos de Gijón, al considerar que no hay riesgo de deterioro del mismo, que NMR no discute que la propiedad aún no ha cambiado de manos, que la empresa que opera en El Musel ya pagó por anticipado una parte del precio y que la compañía obtuvo el año pasado unos beneficios de 12,2 millones de euros, por lo que el juez entiende que es solvente. NMR atribuyó a discrepancias comerciales con un suministrador este conflicto.

La empresa también atribuye a discrepancias comerciales que se están dilucidando –en este caso al tener pendiente el cobro de envíos de mercancía a clientes disconformes– los retrasos en los pagos que están sufriendo varias empresas asturianas por parte de NMR, algunas de las cuales indicaron a este diario que están negociando con la compañía fórmulas para el cobro.

NMR lleva meses sin descargar carbón en El Musel, lo que atribuye al alza en los fletes y el precio internacional del carbón. La empresa está cargando estos días en la ampliación un barco con carbón para exportar. Señala que su vocación es la de permanencia en El Musel.

Compartir el artículo

stats