Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corripio, sobre la congelación de cuotas en el Grupo: “Devolverlas sería inasumible”

El club renuncia también a aplicar una subida en el precio de los cursillos y el alquiler de instalaciones, para ayudar a los socios en plena crisis

Por la izquierda, Beatriz Coto, Agustín Antuña, sentados Antonio Corripio y Alberto Estrada, y Lisardo Argüelles y Gonzalo Cuesta. | JUAN PLAZA

Por la izquierda, Beatriz Coto, Agustín Antuña, sentados Antonio Corripio y Alberto Estrada, y Lisardo Argüelles y Gonzalo Cuesta. | JUAN PLAZA

El presidente del Grupo Covadonga, Antonio Corripio, se mostró ayer confiado en que los socios respalden las medidas que la directiva del club ha diseñado para compensarles por el cierre de las instalaciones debido al coronavirus y que serán sometidas a su aprobación en la asamblea general que tendrá lugar el próximo lunes en el recinto ferial “Luis Adaro”, a partir de las 17.00 horas. Unas medidas adelantadas por LA NUEVA ESPAÑA y que suponen la cancelación de las subida de cuotas aprobada para el pasado año y mantener las existentes a lo largo del presente ejercicio, además de no aplicar una subida en el precio de los cursillos y el alquiler de instalaciones. En total, impliciarán un ahorro global de más de un millón de euros o, lo que es lo mismo, que cada socio no pagará el equivalente a mes y medio.

Corripio subrayó que “estatutariamente no se permite destinar dinero a disminuir las cuotas de los socios” y que, además, resultaría “inasumible” para el club la devolución de las cuotas de los tres meses en los que las instalaciones estuvieron prácticamente cerradas por la pandemia. “Cada mes ingresamos por cuotas de socios algo más de 700.000 euros, lo que supondría tener que devolver 2,1 millones. Si a ellos descontamos el beneficio logrado en el 2020 de 218.130,50 euros supondría un déficit para el club de alrededor de 1,9 millones”, aseguró el máximo mandatario de la entidad.

El presidente destacó que todas las actuaciones llevadas a cabo por la directiva en ese período tuvieron tres objetivos concretos: que el club fuera un lugar seguro, mantener la mayor cantidad posible de los servicios para los socios y no perjudicar a los trabajadores. Todo ello a pesar de una disminución de ingresos de 1.842.813,70 euros, de los que la mayor parte, 1.457.929 euros, corresponden al capítulo de cursillos. El club logró tener beneficios gracias especialmente “a una importante reducción de gastos, de 2.060.943,82 euros”. El tesorero del club, Joaquín Miranda, fue el encargado de dar a conocer estas cifras así como la cantidad que el Grupo se gastó en medidas anticovid-19, que se elevaron a 332.245 euros.

Miranda recalcó que “se atendieron todos los compromisos con los trabajadores y a los que tuvieron que pasar por un ERTE se les compensó para que no perdieran dinero”. El Grupo afrontó además puntualmente el abono de las cuotas que está pagando a diferentes bancos por préstamos recibidos. Cuotas que en los dos últimos años ascendieron a 1.175.864,44 euros. El club tiene pendiente de abonar 3,3 millones de euros. La directiva también presentará a la aprobación de la asamblea de socios el presupuesto para el presente año que asciende a 11.166.953,63 euros, de los cuales las cuotas sociales suponen el 77 por ciento de los ingresos. En ese presupuesto se incluye alrededor de un millón de euros para reparaciones e inversiones.

Apoyo mayoritario de los grupistas al plan: “Es un gesto necesario en malos tiempos”

“Un buen gesto, en tiempos difíciles”. Así resumen muchos socios del Grupo Covadonga las medidas que la directiva que preside Antonio Corripio propondrá en la asamblea del próximo lunes, 26 de abril, para ayudar a afrontar la crisis, adelantadas por LA NUEVA ESPAÑA. Sumando todas las actuaciones, la entidad calcula un ahorro que supera el millón de euros para los abonados. Una cifra que varios de los abonados consultados ayer consideran “atractiva”.

Uno de los que ven con buenos ojos las medidas propuestas por la directiva grupista es Pablo Rivero, que tiene el carnet de abonado número 6.645. Ayer salía de las instalaciones de Las Mestas tras hacer deporte, sobre las 16.00 horas. Lleva más de tres décadas siendo fiel al mayor club sociodeportivo de Asturias. “En estos momentos difíciles todos tenemos que arrimar el hombro. Está claro que es un buen gesto de la directiva”, apunta. Su amigo Pablo Varas también considera que las propuestas son una buena noticia. “Todo lo que sea solidarizarse y reducir cuotas es buena idea”, indica.

Para María Cristina Romero, otra socia grupista que se pasó ayer por las instalaciones a media tarde, lo que pone encima de la mesa la directiva de Corripio es un “detalle importante”. “Es un esfuerzo que se hace que hay que tener en cuenta en estos momentos de pandemia”, concreta. Cuenta Juan Pire, de 28 años, que es socio del Grupo Covadonga desde que tiene uso de razón. La congelación de las cuotas del año 2020 y del 2021, así como no aumentar los precios por el alquiler de las instalaciones, es una propuesta que le agrada. “Estoy a favor de lo que proponen. Suena bien, porque todo lo que sea ahorrar es positivo”, dice.

Ignacio Montes, de 38 años y con el carnet de socio número 14.504, matiza su satisfacción. “Lo de congelar las cuotas es algo que me parece positivo. Sin embargo, me pareció mal que durante los meses que las instalaciones permanecieran cerradas no se bajara el precio de los abonos”, zanja este gijonés.

Apoyo de la Federación Internacional de Piragüismo por el anillo

El Grupo Covadonga y la Asociación de Amigos de Dionisio de la Huerta firmaron ayer un convenio de colaboración en materia de fomento de la práctica deportiva así como charlas o actos culturales. Según adelantó el presidente de la asociación, Alberto Estrada, el primer acto estará protagonizado por el presidente de la Federación Internacional de Piragüismo, el español Patxi Perurena, que aprovechará para manifestar su apoyo a la lucha del Grupo por que se mantenga el anillo navegable en el rio Piles.

Compartir el artículo

stats