Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maestra investigada por maltratar a niños en el Zorrilla vuelve a trabajar bajo vigilancia

Inspección permite que atienda a los alumnos con la puerta abierta y otra docente en clase, con la oposición de las familias

Colegio José Zorrilla, en El Cerillero.

Colegio José Zorrilla, en El Cerillero. Marcos León

La maestra de Infantil investigada por un presunto maltrato a los niños de tres años de la escuela José Zorrilla volvió ayer al centro, tras causar baja la semana pasada, cuando las familias denunciaron públicamente su conducta. Eso sí, siempre con la puerta abierta y bajo la vigilancia de otras docentes.

La medida fue tomada tras una reunión entre Inspección, la dirección del centro y el resto del profesorado. Y entre las protestas de los padres, que temen que se repitan las escenas que denuncian. “La docente ha pegado al menos a seis alumnos en la cabeza o les ha cogido del moflete cuando se portan mal”, dicen. Y aseguran que algunos llegaron a presentar hematomas en los brazos. También dicen que dos alumnos con minusvalías físicas han sufrido un trato inadecuado –una niña fue llevada “por los pelos” a la silla de pensar y un niño sufrió “trato vejatorio” porque su discapacidad en una mano le impide hacer algunas tareas manuales– y que la docente ignoró el dolor de oído de una alumna creyendo que era “cuento” pese a que era, en realidad, una infección. Las familias también aseveran que algunos menores salieron de clase con los pantalones mal abrochados o sucios.

Fuentes de la Consejería de Educación han confirmado que las medidas que se han tomado de momento pasan por que la maestra no esté nunca sola en el aula, y para hoy se espera una nueva visita de Inspección. Las familias reprochan que la docente en cuestión vuelva al aula puesto que tuvo una conducta similar en otro centro de Ceares el curso pasado, en el que se tomaron las mismas medidas: dar clase con otras maestras vigilando y con la puerta abierta. Los padres entienden que la medida de control es insuficiente y piden que se la saque del centro, mientras que la dirección ha pedido explicaciones a Inspección sobre la falta de informes sobre la maestra, investigada el año pasado por presunta violencia contra los niños. La Policía se personó ayer en el centro para garantizar que la jornada transcurriera con normalidad.

Compartir el artículo

stats